Reiner Montero.12 febrero
El barco fue amarrado para que el mar no lo arrastre. Foto: Reiner Montero
El barco fue amarrado para que el mar no lo arrastre. Foto: Reiner Montero

Los restos de un barco que aparecieron la tarde del sábado en playa Grande de Talamanca causaron tal locura que algunas personas se han llevado partes.

Por esa razón las autoridades mantienen la custodia y han tenido que establecer un área para que nadie lo toque más.

El asunto es que el chunchón de más de 50 años sería toda una pieza arqueológica.

"Los oficiales están custodiando para evitar que la gente se lo lleve por pedacitos, el pasó fue cerrado unos quince metros", dijo Rafael Araya, director de la Fuerza Pública en Limón.

El administrador del refugio Gandoca - Manzanillo, José Masís, comentó que la mañana de este lunes que los restos del barco fueron amarrados con cuerdas para evitar que la marea se los lleve.

La Policía no le quita los ojos a los restos. Foto: Reiner Montero
La Policía no le quita los ojos a los restos. Foto: Reiner Montero

Los expertos en arqueología del Museo Nacional llegaron este lunes en la tarde a la zona.

Los expertos del Centro Comunitario de Buceo Embajadores y Embajadoras del Mar sospechan que los restos serían el barco "Daisy Gray", que en 1954 fue dejado a la deriva en las costas de Honduras.