¿Desaparecida? No, está presa en el Buen Pastor

Amigos de María Margarita Zárate llevaban años intrigados porque no sabían nada de ella

Los amigos de la mexicana María Margarita Zárate Valenzuela de 22 años aseguran que hasta hace unos días se dieron cuenta de que ella estaba presa en Costa Rica el asalto a la joyería Tiempo Global en Plaza Colonial, en Escazú.

“Nosotros pensamos que estaba desaparecida, porque en un momento salió de viaje y no supimos más que ocurrió con ella, no contestaba llamadas, ni nos buscaba, ella trabajaba como modelo, tiene un cuerpo espectacular, entre todos nos preguntamos que había pasado y todo era una incertidumbre”, dijo una de las amigas de apellido Brizuela con quien conversamos por teléfono.

La mujer asegura que ella así como Zárate viven en Sinaloa, y que al igual que en muchos otros lugares de México los acecha la inseguridad, los secuestros y distintos delitos.

“Nosotros pensamos que estaba desaparecida, incluso en la Policía uno de nuestros amigos preguntó para saber y nada, fuimos a su casa varias veces pero sus papás ya no viven en ese lugar, no tenemos idea de que pasó con su familia, ni para dónde se fueron, al principio pensamos que todos desaparecieron”, dijo la joven mujer.

This browser does not support the video element.

Un amigo de Margarita fue el que se encargó de buscar notas sobre la joven a ver si aparecía algo y nada.

“Es que a ella normalmente todos la conocemos como Margarita Valenzuela, y buscábamos con su nombre completo, hasta que uno de los amigos logró ver que no era que estaba desaparecida sino más bien presa y no lo podíamos creer, porque siento sinceros no sabemos como alguien nunca se había metido en algo así lo hizo, es pensar como en esas series de tele en que agarran a la gente de otros países y solo les toca esperar a que salgan si las penas son altas, nosotros estuvimos a punta de reportarla como desaparecida, tal vez nos hubieran dicho, tal vez creemos que si hubiese tenido la oportunidad se contacta para avisar”, dijo Brizuela.

Otra de las amigas de la mexicana de apellido Connant contacto a La Teja por Facebook para también saber la situación de la modelo, ella aseguró que se acababa de enterar de lo que pasó con la extranjera.

“Sabemos que la condenaron por un asalto, pero no cuánto tiempo estará allá, en México las penas son altas, queremos saber si la van a extraditar, ella está sola posiblemente y uno siente pesar, la familia también desapareció de aquí, sus papás”, dijo Connant.

Zárate Valenzuela sospechosa de participar en el asalto a la joyería Tiempo Global en Plaza Colonial, en Escazú, fue detenida la madrugada del domingo 17 de marzo del 2019 en el aeropuerto Internacional Juan Santamaría cuando pretendía ingresar al país.

A ella la buscaban en 194 países por la Interpol, y para ese cuerpo policial era sospechosa de participar en varios asaltos en México y en Costa Rica de este tipo. La señalaron como miembro de la banda “El Mazo” porque usaban esa herramienta para en segundos pulverizar las urnas cargadas de joyas.

La Policía sabía que iba ingresar al país y le tenían montado el operativo para atraparla. Ella cayó 12 días después que sus cuatro compinches fueron sentenciados a 16 años de cárcel por los asaltos a la joyería Tiempo Global y también a Eurochronos ocurridos el mismo día, el 31 de octubre del 2017, con algunos minutos de diferencia. Se cree que pudo venir al país para llevarse alguna “guaca” de relojes de los sustraídos.

Los otros sentenciados son Javier Licmaym Flores Casas, Sergio Mauricio Mondragón Martiarena, Gonzalo Ramírez Santacruz y Mariana Raquel Montes Ibarra

En el asalto a Eurochronos los asaltantes se llevaron 123 relojes, utilizando disfraces aprovechando que era el Día de Brujas.

“En este caso, Salas aceptó los hechos acusados por el Ministerio Público y se sometió a un procedimiento especial abreviado, en el que se le sentención a ocho años y ocho meses de prisión; pena que se encuentra en firme”, informó el viernes pasado la Fiscalía.

La mujer se encuentra en la cárcel Vilma Curling (Buen Pastor) y no hay ninguna solicitud de extradición para ser llevada a su país.

“De verdad que a veces uno joven se ve involucra en cosas que no debe, ella era una persona para nosotros sin problemas, tranquila y con ganas de sobresalir y hasta estudiar”, dijo Brizuela.