Adrían Galeano Calvo.14 noviembre, 2020
El deslizamiento no ha tenido piedad y ya no quedan viviendas en pie. Foto cortesía.
El deslizamiento no ha tenido piedad y ya no quedan viviendas en pie. Foto cortesía.

“Parece que aquí más bien hubo un terremoto, y la verdad algo así es lo que ha pasado, pero es como un terremoto en cámara lenta, las casas están totalmente destruidas, de verdad es una exageración”.

Así fue como doña Jeannette Rojas describió la situación que se vive en la urbanización Valladolid, en San Miguel de Desamparados, donde un enorme deslizamiento, que cada vez avanza con más fuerza, ha destruido hasta el momento 27 casas, las cuales, por dicha, ya habían sido desalojadas.

Una de esas casitas le pertenecía a doña Jeannette, quien tenía 19 años de vivir en esa comunidad.

A la señora le dolió en el alma abandonar su hogar, pues ella y sus hijos lucharon mucho para lograr pagar la vivienda.

Esto es lo único que queda de la casa de doña Jeannette. Foto cortesía.
Esto es lo único que queda de la casa de doña Jeannette. Foto cortesía.

“Mi casa quedó totalmente destruida, ahí no ha dejado de haber movimiento, todos los días uno nota algo diferente, las grietas se hacen más grandes, aunque más que las grietas lo que se está dando ahí es como un hundimiento”, contó Rojas.

Este deslizamiento viene afectando a la urbanización Valladolid desde el 2017, pero la situación empeoró en agosto cuando se reactivó el movimiento de tierra.

Para colmo de males las lluvias de las últimas semanas, especialmente las provocadas por el huracán Eta, aceleraron el movimiento del terreno, lo que terminó de crear un escenario devastador.

Hasta el momento 30 familias han sido desalojadas. Foto cortesía.
Hasta el momento 30 familias han sido desalojadas. Foto cortesía.
“La situación es bastante crítica, el terreno ha bajado más de 10 metros del nivel de la carretera hasta donde está ahorita", dijo Gilberth Jiménez, alcalde de Desamparados.
Situación crítica

Gilberth Jiménez, alcalde de Desamparados, dijo que la situación que se vive en la urbanización es crítica y solo basta con ver algunas fotos para creerle, pues esa localidad ahora está repleta de ruinas.

El pasado 3 de noviembre en La Teja publicamos una nota en la que contamos que el borde del deslizamiento había tenido una caída vertical de poco más de un metro cuarenta de profundidad, para este 13 de noviembre, esa caída aumentó a 10 diez metros.

El deslizamiento provocó una grada de 10 metros de profundidad, que partió la calle por completo. Foto cortesía.
El deslizamiento provocó una grada de 10 metros de profundidad, que partió la calle por completo. Foto cortesía.

"Ocurrió una destrucción completa de las viviendas , ya no se puede hablar de agrietamientos ni de zanjas, es una destrucción total de las 27 viviendas que estaban en la zona roja.

Se ha tomado la medida de hacer un cierre perimetral para evitar que las personas lleguen a observar o quieran entrar a lo que queda de las casa, poniendo en riesgo sus vidas”, dijo el alcalde.

Jiménez explicó que de momento están trabajando con un monitoreo constante de la zona, pues el movimiento no ha cesado, ya que a diario se mueve entre 15 y 40 centímetros.

Esta parte de la urbanización, donde esta el borde del deslizamiento, ha sido la más afectada. Foto cortesía.
Esta parte de la urbanización, donde esta el borde del deslizamiento, ha sido la más afectada. Foto cortesía.

“Estamos esperando que la Comisión Nacional de Emergencias nos ayude con la aprobación del plan de inversión para hacer algunos estudios que nos permitirían tener más certeza de la situación en cuanto a la inestabilidad del resto del terreno y así determinar donde se deben canalizar las aguas”, detalló el alcalde.

Afectados

Jiménez explicó que hasta el momento han tenido que desalojar a 30 familias, y destacó que esta medida tomada a tiempo fue lo que evitó una tragedia con vidas de por medio.

“Se han desalojado 30 familias, 27 que se encontraban en lo que denominamos la zona roja y tres de forma preventiva, pues una se encontraba al frente del deslizamiento y las otras dos al margen derecho, y como no conocemos el comportamiento del deslizamiento se encontraban en alto riesgo”, dijo.

El barrio quedó irreconocible, parece que pasó un huracán. Foto cortesía.
El barrio quedó irreconocible, parece que pasó un huracán. Foto cortesía.

Jiménez fue claro al decir que el número de familias evacuadas podría aumentar en cualquier momento, pues aún mantienen cuatro viviendas en alerta naranja.

Irreconocible

Doña Jeannette contó que este deslizamiento fue uno de los golpes más fuertes que ha recibido, pues prácticamente la dejó con las manos vacías de un día a otro.

“Es irreconocible, yo veo las noticias y las fotos y me cuesta encontrar mi casa, y eso que yo sé bien dónde está, pero es irreconocible, parece que por ahí pasó un huracán o un terremoto”.

El alcalde explicó que cada día las grietas crecen más. Foto cortesía.
El alcalde explicó que cada día las grietas crecen más. Foto cortesía.

Además de la tristeza que siente por perder su hogar, Rojas pasa muy preocupada por no saber qué pasará ahora con su familia y las otras personas que fueron desalojadas.

“A mí y a varios vecinos el IMAS (Instituto Mixto de Ayuda Social) nos ayudó con el alquiler de tres meses y otros están en proceso, porque fueron los últimos que sacaron, pero lo que nos preocupa es que va a pasar después de esos tres meses. Estamos esperando que nos dé una solución verdadera”, dijo Rojas.