Alejandra Portuguez Morales.6 abril

Oficiales de la Fuerza Pública de Pococí detuvieron a dos de sus compañeros por ser sospechosos de cobrar mordidas a conductores durante la restricción vehicular.

Fueron los propios uniformados quienes los entregaron a los agentes del OIJ de Guápiles, quienes llevan la investigación por el supuesto soborno.

Michael Soto, ministro de Seguridad, confirmó las lamentables detenciones.

Los uniformados son de apellidos Gutiérrez Obando y Campos Bermúdez, a ellos los agarraron en la delegación policial Pococí este lunes en la tarde.

A dos oficiales de la Fuerza Pública de Pococí lo investigan por cobrar supuestas mordidas. Foto: Reiner Montero
A dos oficiales de la Fuerza Pública de Pococí lo investigan por cobrar supuestas mordidas. Foto: Reiner Montero

En apariencia, los uniformados estaban el lunes en la mañana en La Unión de Guápiles cuando vieron a un conductor, quien resultó ser el dueño de una carnicería de la zona, él iba manejando un camión.

Al parecer los oficiales le dijeron que no podía circular debido a que la placa del vehículo tenía restricción.

Sin embargo, la víctima les brindó una constancia de que era comerciante y andaba trabajando, por lo que podía utilizar el carro para asuntos laborales.

Presuntamente, los oficiales le dijeron al chofer que el camión presentaba otra irregularidad y, al parecer, le dijeron que si les daban ₵40.000, no lo reportarían.

La víctima les habría dicho que no andaba plata, pero los polis, en su afán de sacar alguito, le habrían dicho al sujeto que si quería podían pasar a recoger el dinero a uno de sus negocios, por lo que, posteriormente, se sospecha que uno de los oficiales llegó al local y retiró el monto.

Los funcionarios están siendo investigados por el delito de concusión (cuando un funcionario público abusa de sus funciones para obtener un beneficio patrimonial).

El ministro de Seguridad lamentó esta situación en momentos en los que todos deberían de ponerse la chema contra el coronavirus.