Adrían Galeano Calvo.25 marzo
La captura de Mendoza se dio el pasado martes, pero las autoridades de Nicaragua la dieron a conocer hasta este jueves. Foto: Policía Nacional de Nicaragua
La captura de Mendoza se dio el pasado martes, pero las autoridades de Nicaragua la dieron a conocer hasta este jueves. Foto: Policía Nacional de Nicaragua

Un nicaragüense de apellidos Mendoza García, quien en nuestro país es señalado como uno de los hombres de confianza de un supuesto líder narco apellidado Arias Monge, conocido como el “Diablo”, fue detenido en Nicaragua con más de $2 millones (unos 1.200 millones de colones).

Mendoza, alias “Bato” y de 27 años, fue capturado el pasado martes durante un operativo policial realizado en el municipio de Comalapa, en el departamento de Chinandega.

Sin embargo, su detención fue dada a conocer hasta este jueves 25 de marzo, en una conferencia de prensa dada por Victoriano Ruiz, segundo jefe de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ), una dependencia de la Policía Nacional de Nicaragua

Ruiz explicó que Mendoza viajaba en una camioneta plateada y se dio a la fuga cuando un grupo de oficiales trató de detenerlo para revisar el vehículo.

Los uniformados le dieron persecución y finalmente lograron detener a Bato en la carretera a Juigalpa.

Las autoridades de Nicaragua revelaron que, al revisar la camioneta, encontraron en el piso 73 paquetes rectangulares cargados con dólares, que sumaban $2.153.000. Además decomisaron un fusil de asalto AK-47 con 11 municiones.

Bato es un viejo conocido de las autoridades ticas, pues ha sido capturado en varias ocasiones: en el 2014 lo detuvieron en Sarapiquí por tentativa de homicidio, en el 2017 cayó en Pococí por receptación (tener un objeto robado) y en el 2018, en ese mismo cantón, por portación ilícita de arma permitida.

Mendoza es señalado como uno de los supuestos guardaespaldas del Diablo, quien es uno de los hombres más buscados por el OIJ.

En setiembre del año pasado se dio a conocer que, por medio de audios, Diablo estaba ofreciendo plata para matar a agentes del OIJ y oficiales de la Fuerza Pública. La Policía Judicial realizó un operativo en Pococí para tratar de detenerlo, pero no tuvo éxito.