Silvia Coto.19 abril

(Video) Así ocurrió el accidente en San Sebastián

Un charco enorme que se formó por la lluvia en San Sebastián, San José, habría sido la causa de un accidente en el que murieron dos jóvenes amigas.

Para vecinos del sitio, el charcote era el aviso de que algo muy grave iba a ocurrir allí.

La noche del domingo 18 de abril un choque entre dos carros y una moto cobró la vida de Laura Cerdas Soto, de 29 años, y de Lindsay González Azofeifa, de 23.

El accidente ocurrió en la carretera de Circunvalación, cerca de la iglesia La Luz del Mundo, a las 11 de la noche.

El accidente se dio entre dos carros y una moto. Foto: Cortesía
El accidente se dio entre dos carros y una moto. Foto: Cortesía

Laura tenía tres hijas, vivía en Calle Blancos y trabajaba como manicurista; Lindsay era vecina de San Francisco de Goicoechea.

El carro donde iban las mujeres invadió el carril contrario. Foto cortesía de Bomberos.
El carro donde iban las mujeres invadió el carril contrario. Foto cortesía de Bomberos.

Aparentemente, el carro en el que iban las mujeres en el sentido Hatillo-San Sebastián se topó con un charco que llevaba días lleno. La chofer trató de capeárselo, pero no pudo, perdió el control y el auto pegó contra un árbol en la parte de divide la carretera, se fue a la otra parte de la carretera y pegó contra otro carro.

Por ese mismo tramo de la carretera y en sentido San Sebastián - Hatillo viajaba un motociclista de 41 años y apellido Aguilar que no pudo hacer nada para esquivar el choque de los dos autos y se estrelló contra el costado de uno.

Cuando los bomberos y los cruzrojistas llegaron a atender el accidente vieron que las dos mujeres habían fallecido. El chofer de la moto estaba grave y lo llevaron al Hospital San Juan de Dios.

Roberto Carlos Durán, paramédico de la Cruz Roja, informó que el conductor del carro contra el que pegó el de las mujeres no quiso recibir atención médica.

Sigue el peligro

En ese mismo lugar donde ocurrió el accidente mortal del domingo hubo otro la madrugada de este lunes: chocaron dos vagonetas, pero no hubo heridos.

El charco tiene más de una semana de haberse convertido en un dolor de cabeza para los choferes que pasan por ahí. Dicen vecinos que los choques se dan a menudo.

Doña Patricia Martínez vive a pocos metros de donde ocurrió el choque del domingo y asegura que antes de ese día, muchas veces oyó golpes y se asomó a la ventana pensando que había ocurrido una desgracia.

En aquellas ocasiones no era así, pero la tragedia llegó.

“Con las lluvias eso parece el lago del parque de la Paz, se escuchan unos frenazos terribles porque como que la gente se asusta al toparse con ese montón de agua. Varios vecinos teníamos días pensando que iba a pasar algo como lo de anoche (el domingo) y que solo así iban a venir las autoridades”, dijo.

Este lunes a mediodía el agua seguía empozada, los vecinos aseguran que con la lluvia se adueña de la calle. Foto: S. Coto
Este lunes a mediodía el agua seguía empozada, los vecinos aseguran que con la lluvia se adueña de la calle. Foto: S. Coto

Asegura la señora que el domingo su esposo salió para tratar de ayudar a las muchachas, pero ya no había nada qué hacer.

“Estábamos acostados y fue tan fuerte el estruendo que nos hicimos tirados de la cama, a mí me agarró dolor de cabeza pensando en las madres de esas muchachas. No sé qué es lo que está haciendo ese charco, antes no pasaba”, afirmó.

Don Manuel Montero, quien trabaja cerca de donde ocurrió el choque, dijo que los que la ven más fea al pasar por ese sitio son los motociclistas ya que a veces los carros los dejan estilando.

“Se hace una poza en casi los dos carriles y después en la calle paralela, donde hay varios negocios”, dijo Montero.

En los negocios cercanos se ha metido un poco el agua. Foto: Silvia Coto
En los negocios cercanos se ha metido un poco el agua. Foto: Silvia Coto

A pocos metros del charco hay varios comercios dedicados a la venta de cerámica. Uno de los trabajadores --que no se quiso identificar-- nos contó que este lunes, cuando llegaron para abrir el local, se les metió el agua un poco.

“Aquí hasta ahora pasa esto, había una alcantarilla con mucha potencia, pero hace poco una gente que está instalando unos tubos estuvo haciendo unos trabajos y no sabemos qué pasó, pero empezó el problema. En el día como que los carros tienen más tiempo de reacción, pero en la noche han querido chocar porque se asustan al ver tanta agua”, dijo el trabajador.

El Consejo Nacional de Vialidad (Conavi) informó este lunes que el empozamiento del agua se debe a basura en las alcantarillas, descartó que la elevación de la carretera influyera en el accidente.

Al parecer, esas alcantarillas son limpiadas cada tres meses y el Ministerio de Salud tenía conocimiento de que había un mal manejo de la basura en ese sitio.

Este lunes el charco seguía totalmente lleno.