Alejandra Portuguez Morales.7 julio, 2019

Yuliana Verónica Agüero Brenes perdió la vida por culpa de un desalmado que la hirió de una puñalada, el sospechoso al parecer enloqueció luego de pretender a la joven y percatarse que ella lo estaba rechazando.

La víctima, de 31 años, sufrió la herida en la pierna derecha y el cuchillo le atravesó una arteria que le provocó que perdiera mucha sangre.

El ataque ocurrió a las 2 de la mañana de este domingo al frente de un bar en la comunidad de Lagunillas de Turrubares, que está a cinco minutos de Orotina, por lo que los cruzrojistas la llevaron de emergencia al hospital Monseñor Sanabria de Puntarenas.

Sin embargo, cuando ella estaba siendo atendida por los doctores, fue declarada sin vida a las 5 de la mañana.

Yuliana Verónica Agüero Brenes, de 31 años, deja dos hijas menores de edad. Foto: Tomada de facebook
Yuliana Verónica Agüero Brenes, de 31 años, deja dos hijas menores de edad. Foto: Tomada de facebook

Dany Agüero, hermano de la fallecida, contó que su pariente era la menor de tres hermanas.

Ella había salido con la hermana mayor, el esposo de esta y otros conocidos, llegaron al bar al que siempre iban, este está contiguo a otros dos bares, uno de estos en apariencia es propiedad del sospechoso.

Las autoridades identificaron al agresor con los apellidos Bolaños Durán, de 44 años.

“Lo que me han dicho es que mi hermana estaba recostada a un carro y el hombre buscó pretenderla, pero ella lo rechazó, entonces la hirió. Varias personas estaban junto a ella, aunque mi otra hermana, la mayor, media hora antes se había ido para la casa de ella. Nosotros no conocemos ni sabemos quién es ese tipo”, manifestó el pariente.

Bolaños se escondió en su casa, que está detrás del bar y por eso las autoridades mantuvieron la custodia al frente esperando que un juez les diera una orden de allanamiento, no obstante al medio día de este domingo salió de la casa y se entregó.

Los investigadores no han encontrado el tipo de arma que habría usado Bolaños para herir de muerte a la mujer, desconocen si se trata de un cuchillo o algún pico de botella.

Yuliana era ama de casa y deja dos hijas, de 13 y 9 años; ella era oriunda de Paso Agres de Turrubares, que está a unos seis kilómetros de distancia de donde ocurrió la agresión.