Adrían Galeano Calvo.30 julio
Luis Diego será recordado como un héroe. Foto: Tomada de Facebook
Luis Diego será recordado como un héroe. Foto: Tomada de Facebook

Don Luis Diego Rodríguez Agüero, dueño del Depósito y Ferretería Cariari, siempre será recordado como un hombre trabajador y de buen corazón, pero también como un verdadero héroe, ya que antes de morir le salvó la vida a su hermano.

En un gesto de verdadero amor, Luis Diego usó su cuerpo como un escudo para proteger a su hermano, Fernando Rodríguez, de los materiales de construcción que salieron volando hacia ellos, esto luego de que el camión en el que viajaban se volcara al pegar con un paredón.

“Prácticamente fue como que él lo abrazo y recibió todo el impacto de los materiales. Para ponerlo así, en dos platos, él le salvó la vida a mi tío”, dijo Diego Armando Rodríguez, hijo del dueño de la ferretería.

El fatal accidente ocurrió el viernes 24 de julio pasado, a las 5:38 de la tarde, sobre la carretera que comunica a San José con Limón (ruta 32), exactamente a cinco kilómetros del túnel Zurquí, en dirección a Chepe.

El camión que manejaba Luis Diego, y que iba cargado con materiales como perlings y láminas de zinc, se quedó sin frenos. En una valerosa acción, Rodríguez tiró el chunchón contra un paredón para no chocar a otros carros.

Por el bombazo, el camión se volcó y los hermanos cayeron sobre la carretera. Luis Diego murió en el lugar y su hermano fue llevado al hospital.

“Luis Diego era el menor de todos, por eso es que nos duele tantísimo, porque como decía mi mamá, él era el cumiche”, dijo María Elena Rodríguez, hermana.
Los hermanos se salieron del camión tras chocar contra el paredón. Foto: Cortesía
Los hermanos se salieron del camión tras chocar contra el paredón. Foto: Cortesía
Un héroe

Diego Rodríguez nos contó que su tío se encuentra fuera peligro, pero de momento permanece internado en el hospital del Trauma, en La Uruca, debido a las heridas que sufrió, especialmente en una de sus rodillas, la cual le tienen que operar.

“Él fue llevado desde el domingo al hospital del Trauma, porque también tuvo una fractura en el hombro y otra en la cara”, dijo Rodríguez.

En cuanto a su papá, el joven dijo que en medio del dolor que siente por su partida, también tiene el pecho hinchado de orgullo por lo que él hizo, pues con esa valiente acción confirmó la clase de persona que fue a lo largo de su vida.

“Yo siempre lo voy a ver como un superhéroe, y yo sé que para mi tío también lo es. Mi papá tuvo un gran corazón y yo siempre supe que él estaba dispuesto a dar la vida no solo por su familia sino por cualquier persona que lo necesitara”, dijo el joven.

María Elena Rodríguez, hermana de Luis Diego y Fernando, coincidió con su sobrino y dijo que el sacrificio hecho por el ferretero es una muestra del amor que se tienen todos en la familia.

“Yo digo que eso es una muestra del amor que se tenían y que él no quería que Fernando muriera”, añadió.

Luis Diego falleció por los golpes de los materiales de construcción que llevaba en su camión. Foto: Cortesía
Luis Diego falleció por los golpes de los materiales de construcción que llevaba en su camión. Foto: Cortesía
Un propósito

La hermana dijo que la muerte de Luis Diego fue un golpe muy duro para toda la familia, sobre todo porque él era el menor de ocho hermanos y, por ser el cumiche, fue al que más chinearon.

Además, contó que Fernando está muy afectado por el trágico accidente. Incluso les dijo que él era quien debía morir en esa carretera, entonces ella le explicó que todo lo que pasó forma parte del plan de Dios.

“De verdad el que él sobreviviera es un verdadero milagro, yo no me lo explico, nosotros decimos que esto pasó porque Dios debe tener un propósito muy grande para mi hermano”, dijo Rodríguez.

María Elena contó que Fernando no trabajaba en la ferretería con Luis Diego, pero por cosas del destino ese día lo acompañó para ayudarlo con el material de construcción que había comprado.

“Fernando estaba trabajando desde febrero con otra de mis hermanas en Heredia, en el registro del Ministerio de Justicia.

“Luis Diego a veces pasaba a la casa de esa misma hermana a quedarse, sobre todo cuando estaba cansado y venía de traer materiales, entonces me imagino que a veces le decía a Fernando que lo acompañara”, contó.

María Elena explicó que desde pequeños sus dos hermanos siempre fueron muy unidos, y esa relación de amor y cariño se mantuvo hasta el último día que estuvieron juntos.