Keyna Calderón.9 septiembre, 2019

Niño recupera a su amada perrita que estuvo perdida

Kendall Báez recibió el mejor regalo por el Día del Niño este lunes ya que recuperó a su amada perrita “Fresita”, la cual se perdió el 1 de setiembre en La Lima de Cartago.

“Sentí que se me arrugó el corazón de la emoción porque ella es parte de mi vida. Nunca perdí la esperanza de encontrarla, vivía pensando en ella y orando, esperando que volviera a mí. Yo sentía que estaba bien y que iba a regresar”, contó el menor, de 11 años.

La historia de Fresita se hizo viral luego de que el pequeño ofreció los ahorros que tenía en su chanchito, unos ¢40 mil, como recompensa para recuperar a su mascota. Al final la suma subió a ¢100 mil pues dos mujeres donaron ¢30 mil cada una a la causa.

La amarga espera llegó a su fin este lunes cuando doña Suyen Torres, mamá del pequeño, recibió la llamada de una persona que aseguraba tener a la peludita.

“Un señor nos llamó y dijo que un amiga la había encontrado. Nos mandó fotos y sí era ella, pero nos dijo que teníamos que llevarle la recompensa”, contó Torres.

En compañía de Katherine Dotti, dueña de la veterinaria LuKa, Torres visitó la propiedad en la cual tenían a la perrita, en Bermejo de Quebradilla, Cartago.

Kendall junto a su mamá Suyen y su amada Fresita. Foto Keyna Calderón.
Kendall junto a su mamá Suyen y su amada Fresita. Foto Keyna Calderón.

“Estaba amarrada junto a otros perritos cerca de un caño, nos dijeron que la tenían bien cuidada y le habían cortado el pelo. No preguntamos nada más, les dimos el dinero y nos fuimos rápido”, contó Torres.

“Se alegró montones, se me tiró encima, estaba muy asustada y temblorosa, ya está más tranquila porque nos reconoció”, Suyen Torres, mamá de Kendall.
El mejor regalo

Doña Suyen y la veterinaria decidieron sorprender a Kendall con el mejor regalo que podía recibir en su día y por eso pasaron a recogerlo al colegio Francisca Carrasco Jiménez, en Guadalupe de Cartago.

“Me quedé en shock cuando la vi (a Fresita), sentí que me devolvieron un pedazo de mi corazón. Al principio no reconocí a la doctora, entonces no sabía por qué mi mamá estaba ahí.

“Más que una compañera, es como una hermana para mí. Agradezco mucho a todos los que nos ayudaron a buscarla, mucha gente se burló de nosotros, pero mucha gente con sus palabras y amor nos llenaban de esperanza”, dijo el pequeño.

Fresita salió bañada y perfumada de la veterinaria. Foto Keyna Calderón.
Fresita salió bañada y perfumada de la veterinaria. Foto Keyna Calderón.
¢100 mil fue la recompensa que la familia entregó para recuperar a Fresita.
Bien chineada

Finalmente todos juntos se fueron a la veterinaria LuKa, en donde la especialista se encargó de chinear a la perrita para dejarla tan linda como estaba antes de perderse.

Además, le puso un chip especial que se inserta debajo de la piel y que es como una cédula de identidad para perritos.

Doña Suyen dijo que todos en su casa se pusieron de acuerdo para reforzar las medidas de seguridad y así evitar que Fresita se vuelva a escapar, ya que además de ser muy pequeñita la peludita es bien bandida.

“No tengo palabras para agradecerle a todos los que estuvieron pendientes de ella, a esas personas que nos ayudaron con dinero, de verdad muchas gracias por devolverle la sonrisa a mi hijo en una fecha tan especial como el Día del Niño”, finalizó Torres.

Encuentro de Fresita Y Kendall

Posted by Veterinaria LuKa on Monday, September 9, 2019