Adrían Galeano Calvo.26 septiembre
Un grupo de técnicos revisa a diario las cárceles en busca de alguna señal de celular. Foto: Dirección General de Centros Penales de El Salvador.
Un grupo de técnicos revisa a diario las cárceles en busca de alguna señal de celular. Foto: Dirección General de Centros Penales de El Salvador.

En Costa Rica todavía se le da largas al tema de bloquear la señal celular dentro de las cárceles, mientras que en El Salvador pusieron manos a la obra y esa situación ya es cosa del pasado.

Nayib Bukele, presidente de ese país, resolvió el problema en cuestión de pocos días, pues se amarró los pantalones y en junio de este año le mandó un ultimátum a las operadoras telefónicas para que se encargaran de resolver el asunto.

El panorama en Tiquicia es muy diferente, ya que de acuerdo con las autoridades el plan para bloquear la señal celular en centros penales empezaría a funcionar hasta abril del 2020, más largo que un silbido de lechero. Además, todo depende de que las operadoras colaboren y no se pongan espesas.

Situaciones parecidas

Antes de que Bukele asumiera la presidencia (1 de junio de 2019) El Salvador vivía una situación parecida a la de Costa Rica, incluso peor, pues el Gobierno anterior había asegurado que ese problema ya estaba resuelto, pero todo era un puro cuentazo.

“Esa medida (bloqueo celular) sí había sido tomada, lo que pasa es que aparentemente el anterior Gobierno estafó a los salvadoreños y estafó a la comisión, porque incluso se tenía entendido que era algo ya superado", dijo Norman Quijano, presidente de la Asamblea Legislativa de El Salvador.

Lo peor de todo es que las autoridades salvadoreñas sí contaban con el equipo necesario para frenar las llamadas para hacer estafas y el contacto de reos con grupos criminales, pero no lo usaban o lo mantenían desconectado a ciertas horas.

Tiempo récord
Las autoridades de El Salvador también se han puesto las pilas para sacar los celus de las cárceles. Foto: Dirección General de Centros Penales de El Salvador.
Las autoridades de El Salvador también se han puesto las pilas para sacar los celus de las cárceles. Foto: Dirección General de Centros Penales de El Salvador.

Bukele solo tardó 24 días en resolver este problema, que supuestamente tenía que haber sido solucionado desde el 2016, cuando el Gobierno de turno estableció el bloqueo celular como una medida extraordinaria.

El viernes 22 de junio el presidente cuscatleco usó su cuenta de Twitter para dar la orden que le puso fin a esta problemática.

72 horas les dio el presidente Nayib Bukele a las operadoras telefónicas para que se apegaran al bloque celular.

“Las empresas de telefonía tienen 72 horas para cortar y/o bloquear por completo la señal en los penales. No puede ser que después de tantos años diciendo que lo estaban haciendo, hoy vienen y aceptan que no era, ni por cerca, el 100%”, escribió.

La regañada de Bukele rindió resultados pues la noche del lunes 24 de junio la Superintendencia General de Electricidad y Telecomunicaciones de El Salvador, confirmó que ya se había bloqueado la señal celular en los 28 centros penales del país.

No aflojó

Muchos pensaron que luego de conseguir con éxito el bloqueo de la señal celular en cárceles el presidente salvadoreño se iba a desentender del asunto y todo volvería a la normalidad, pero no fue así.

Bukele también le ordenó a la Superintendencia de su país que debía revisar a diario que el bloqueo se estuviera cumpliendo, por este motivo es que equipos de técnicos visitan los centros penales con equipos especializado para detectar si aparece alguna señal de celular.

El bloqueo de la señal para celulares en las cárceles de El Salvador tiene un radio de 500 metros.

Complicada situación

En Costa Rica ya se cumplió más de un año desde que el presidente Carlos Alvarado firmó la ley para el bloqueo celular en cárceles (16 de agosto de 2018), sin embargo, desde entonces no ha habido mayor novedad.

Desde el Ministerio de Justicia indicaron que las operadoras tienen hasta abril del 2020 para bloquear la señal en las 20 cárceles del país.

Sin embargo, el asunto no pinta bien, pues las operadoras han dicho que encontrar la mejor solución es un proceso complejo y largo, pues deben garantizar que los usuarios cercanos a los centros penales no se vean afectados. La Teja intentó contactar a algún representante del Ministerio de Justicia para que se refiriera el tema, pero indicaron que podrían dar declaraciones hasta este viernes.