Silvia Coto.15 octubre
El sacerdote está preso desde agosto. Foto Rebeca Arias.
El sacerdote está preso desde agosto. Foto Rebeca Arias.

Un juez mexicano revisará este miércoles la solicitud de extradición contra el sacerdote Mauricio Víquez, a quien las autoridades ticas investigan por cuatro causas penales por abusos sexuales contra menores de edad.

La decisión del juez podría darse este mismo miércoles o en un trascurso de 10 días, que es el máximo plazo que da la ley.

La audiencia se realiza por la negativa de Víquez para ser extraditado de manera voluntaria. Su defensa sostiene que tres de las causas están ya prescritas. Además dice que la orden captura se giró por el primer caso y no por las que incluyó la Fiscalía en la solicitud.

El Ministerio Público envió a las autoridades mexicanas el expediente del caso para que se determine si las denuncias están prescritas o no y si procede la extradición.

El sacerdote se ha quejado de las condiciones de hacinamiento en las que se encuentra. En la cárcel hay una sobrepoblación que supera las 700 personas, pero trascendió que no le han dado pelota con las solicitudes que ha hecho para que lo metan en otra celda o lo cambien de prisión.

Víquez está en el Reclusorio Preventivo Varonil del Sur en San Mateo Xalpa en Xochimilco, en el centro de México.

La primera denuncia fue interpuesta por un joven de apellidos Alvarado Quirós y prescribía el 28 de setiembre y las tres más recientes por otros jóvenes de apellidos Venegas Abarca, Muñoz Quirós y Rodríguez Solera.

Víquez escapó del país el 7 de enero pasado y fue capturado el 18 de agosto.