Por: Silvia Coto.   25 agosto
Las autoridades pusieron al nicaragüense a las ordenes de Migración. Foto: MSP

Los policías de La Cruz, Guanacaste, fueron a atender un caso de violencia intrafamiliar, y terminaron haciendo un 2X1 pues el sospechoso resultó que también era buscado en Nicaragua como sospechoso de abuso sexual contra un menor de edad.

Los oficiales llegaron hasta una humilde casita en San Rafael de Santa Cecilia de La Cruz porque los vecinos habían informado que una pareja mantenía un pleito en el que al parecer la mujer estaba retenida contra de su voluntad.

Cuando los polis llegaron obligaron al nicaragüense de apellido Barahona a permitir que la mujer saliera de la casa, pues ella estaba muy asustada. Después lo detuvieron.

Según informó el Ministerio de Seguridad Pública, el hombre estaba ilegal en el país y después de consultarlo en los archivos policiales, los oficiales se dieron cuenta de que era buscado en Rivas, de Nicaragua, como sospechoso de abusar de un menorcito y tenía orden de captura.

La compañera sentimental de Barahona al final no quiso firmar la denuncia, por lo que las autoridades pusieron al hombre a las ordenes de Migración y Extranjería para que coordine con el país vecino y el sospechoso enfrente a la justicia en Nicaragua.