Sucesos

En mes y medio tuvo covid-19, perdió su casa por incendio y se le inundó la que alquila

Pese a esta seguidilla de hechos Rudy Oyes se mantiene muy positivo

Afectaciones por inundaciones en Sarapiquí. Foto Reyner Montero.

En cuestión de mes y medio Rudy Oyes Molina ha tenido que hacerle frente a tres situaciones muy complicadas, primero se enfermó de covid-19, luego perdió su casita en un incendio y ahora la vivienda que estaba alquilando se inundó por completo debido a los fuertes aguaceros de los últimos días.

Aunque la suerte parece haberle dado la espalda, Rudy no ha perdido la paz ni su sonrisa, pues aseguró que solo se trata de una mala racha de la que pronto va a salir.

36

—   cantones han sido afectados por lluvias e inundaciones.
Afectaciones por inundaciones en Sarapiquí. Foto Reyner Montero.

“Hace como mes y medio me dio covid-19, pero por dicha me fue bien, luego el 25 de junio se me quemó la casita, fue muy duro porque todas las cositas las perdí.

“Luego de esa tragedia el Imas (Instituto Mixto de Ayuda Social) me regaló unas cositas y ahora las volví a perder todas por culpa de esta llena (inundación). Viera qué duro, pero como digo yo, estas son pruebas de fuego que hay que superar”, dijo Oyes lleno de optimismo.

Afectaciones por inundaciones en Sarapiquí. Foto Reyner Montero.

La última tragedia en golpear la puerta de Rudy y su familia ocurrió durante la noche del viernes 23 de julio y la madrugada de este sábado 24 de julio, cuando los fuertes aguaceros provocaron una inundación que afectó a toda la comunidad de Naranjales de Sarapiquí, donde vive desde hace 15 años.

Oyes, quien trabajaba en una finca bananera, contó que esta no es la primera inundación que golpea a Naranjales, pero aseguró que sí ha sido la más grande hasta la fecha, pues el nivel del agua subió hasta casi dos metros de altura, inundando varias viviendas hasta el techo.

29

—  albergues fueron habilitados en las zonas más afectadas del país.
Afectaciones por inundaciones en Sarapiquí. Foto Reyner Montero.

Para la mañana de este sábado la situación había mejorado en esta comunidad; sin embargo, en la casa de Oyes aún se veía la marca que dejó el agua.

Según Oyes, hace un mes alquiló esa vivienda en la parte alta de Naranjales pensando en evitar una posible inundación por la crecida del río Sarapiquí.

Afectaciones por inundaciones en Sarapiquí. Foto Reyner Montero.

Rudy dijo que junto con el incendio esta es la situación más ruda que le ha tocado vivir, sobre todo porque su esposa y sus tres hijos: una chiquita de 5 años y dos muchachos de 14 y 19 años fueron llevados a un albergue en Puerto Viejo, él decidió quedarse para cuidar lo poco que queda en su casa y ayudar a los vecinos más afectados.

“Con esta situación del covid lo que está haciendo la CNE de Puerto viejo es mandar grupos pequeños de personas a diferentes escuelas”.

—  Rudy Oyes.

Otra de las comunidades afectadas por las lluvias fue El Tigre de Sarapiquí, donde la noche del viernes un grupo de bomberos en balsa tuvieron que rescatar a varias personas que estaban atrapadas dentro de sus viviendas.

Entre los afectados estaba don Marvin Briceño, quien dijo que nunca el agua había subido tanto, pues incluso se metió en su casa que es de alto.

Briceño aseguró que en el primer nivel de la vivienda estaban la lavadora, la refrigeradora y la cocina, todo se lo llevó el agua.

El cantón de Sarapiquí se encuentra en alerta roja desde el viernes.

167

—   deslizamientos han ocurrido por las lluvias de las últimas horas