Silvia Coto, Reiner Montero.19 abril
Un familiar fue quien descubrió el homicidio. Foto: Reiner Montero.
Un familiar fue quien descubrió el homicidio. Foto: Reiner Montero.

Este lunes encontraron decapitado a Andrés Pérez Cortés, de 40 años, dentro de su casa, en Toro Amarillo de Guápiles.

El macabro hallazgo ocurrió a las 7:40 de la mañana, a 200 metros al norte del cruce de Bovinos, sobre la ruta 32 (carretera San José- Limón).

Según el reporte de la Policía, el cuerpo fue visto por un vecino desde una ventana de la vivienda que estaba abierta.

El OIJ informó que el hombre tenía siete heridas de cuchillo en el pecho. Además informaron que tenía antecedentes policiales por desobediencia.

El cuerpo del hombre estaba tirado en el piso de la sala, amarrado de pies y manos con un mecate y su cabeza fue encontrada sobre una mesa.

Los vecinos llegaron a ver que había ocurrido. Foto de Reiner Montero.
Los vecinos llegaron a ver que había ocurrido. Foto de Reiner Montero.

Las autoridades presumen que él o los sospechosos escaparon por la parte trasera de la casa pues estaba abierta.

La Policía realizó un amplio operativo por toda la zona, pero no lograron dar con ningún sospechoso, se desconoce cuántas horas de fallecido tenía el hombre.

El barrio donde se dio el crimen es conflictivo, pues se dan disputas de bandas por ventas de drogas, sin embargo, las causas del homicidio no están claras.

Pérez era padre de cuatro hijos.

Este es el segundo decapitado en las últimas semanas, ya que el 22 de marzo en Puntarenas encontraron los restos de un joven identificado como Taylor Jesús Castro Martínez, de 20 años, quien era vecino del barrio Bellavista en El Roble.

Su cuerpo fue encontrado flotando en el estero, al final de La Angostura y la cabeza dentro de una bolsa negra en la plaza de deportes de Fray Casiano, en Chacarita.