Alejandra Portuguez Morales, Reiner Montero.11 noviembre

Dos pescadores avisaron que vieron el cuerpo de Juan Carlos Navarro Molina, de 30 años, a pocos metros de la orilla del río San José, en Colonia Villalobos de Río Frío de Sarapiquí.

El cadáver estaba consumido y encima tenía dos piedras grandes, eso impedía que la corriente se lo llevara.

El hallazgo lo hicieron los pescadores este lunes al mediodía, cuando caminaban a la orilla de una poza bajo el puente que cruza el río.

El hallazgo del cuerpo fue en Colonia Villalobos de Río Frío de Sarapiquí, una zona boscosa y solitaria. Foto: Reiner Montero
El hallazgo del cuerpo fue en Colonia Villalobos de Río Frío de Sarapiquí, una zona boscosa y solitaria. Foto: Reiner Montero

Oficiales de la Fuerza Pública confirmaron el hallazgo e indicaron que el cadáver estaba boca arriba.

Pasadas las 4 de la tarde de este lunes el OIJ de Sarapiquí levantó del cuerpo. Ahora seguirán los exámenes forenses.

Este martes en la tarde en la oficina de prensa del OIJ indicaron que Navarro era vecino de Finca 6 de Río Frío de Sarapiquí y a simple vista presentaba tres impactos de bala. La víctima dejó dos hijos.

Las autoridades levantaron los restos y están a la espera de los resultados de la autopsia para determinar si tenía heridas por alguna arma. Foto: Reiner Montero
Las autoridades levantaron los restos y están a la espera de los resultados de la autopsia para determinar si tenía heridas por alguna arma. Foto: Reiner Montero

La zona donde encontraron el cuerpo es solitaria y de monte alto.

Algunos vecinos se acercaron al sitio alarmados y dijeron que nunca antes vio una situación similar.

Si usted tiene información sobre los responsables de la muerte de este hombre llame a la línea confidencial 800 8000 645 del OIJ, cualquier información es esencial para dar con los responsables, quienes en apariencia intentaron borrar evidencias al dejarlo en el agua.

Inés Rodríguez fue una de las vecinas que llegó al río San José y señaló dónde apareció el cuerpo. Foto: Reiner Montero
Inés Rodríguez fue una de las vecinas que llegó al río San José y señaló dónde apareció el cuerpo. Foto: Reiner Montero