Adrían Galeano Calvo.20 mayo
La muchacha no le comió gallina al enfermazo y puso la denuncia después de lo ocurrido. Foto con fines ilustrativos.
La muchacha no le comió gallina al enfermazo y puso la denuncia después de lo ocurrido. Foto con fines ilustrativos.

Un enfermazo se aprovechó de la cercanía que tenía con su sobrinita para abusar sexualmente de ella, incluso la menor quedó embarazada cuando tenía 11 años.

Por esta situación, la justicia dejó caer todo su peso contra el hombre de apellidos Martínez Jarquín, de 50 años, quien tendrá que pasar los próximos 14 años encerrado en la cárcel.

Los jueces del Tribunal Penal de Sarapiquí declararon a Martínez culpable por el delito de violación la tarde del jueves 16 de mayo; sin embargo, fue hasta este lunes que el Ministerio Público comunicó el resultado del debate.

La familia de la menor tuvo que esperar 8 años para obtener justicia, pues los hechos por los cuales el sujeto fue condenado ocurrieron entre julio y setiembre del 2011.

De acuerdo con la acusación presentada por la Fiscalía de Sarapiquí durante el juicio, al momento de los hechos la víctima apenas tenía 11 años y en apariencia vivía muy cerca de sus tíos.

El Ministerio Público logró demostrar que el enfermazo se aprovechó de la cercanía con la menor y la confianza que esta le tenía para abusar sexualmente de ella.

Poco tiempo después la jovencita le contó a su familia sobre los abusos de Martínez, por lo que interpusieron la denuncia.

La Fiscalía informó que Martínez pasará los siguientes seis meses cumpliendo prisión preventiva mientras la condena queda en firme y se le asigna una cárcel para que descuente su pena.