Adrían Galeano Calvo.9 febrero
Victor era muy querido en el hospital Calderón Guardia. Foto tomada de Facebook
Victor era muy querido en el hospital Calderón Guardia. Foto tomada de Facebook

Victor Hugo Umaña Núñez estaba muy emocionado porque este sábado era su último día de trabajo antes de salir a disfrutar de sus vacaciones, incluso había planeado un viaje a Colombia junto con unos amigos, lamentablemente la tragedia se interpuso en sus planes.

Umaña, quien era enfermero en el hospital Calderón Guardia, perdió la vida la madrugada de este viernes en San Nicólas de Cartago, luego de que la moto en la que viajaba aparentemente derrapó en media carretera. El hombre había salido del trabajo y se dirigía hacia su casa.

La muerte de “Sable”, como era conocido en emergencias de ese centro médico, fue un golpe durísimo para todos sus compañeros, especialmente para Danny Porras Monge, quien lo conocía desde hace mucho tiempo.

“Sable era un chavalazo, lo conozco desde el dos mil nueve que fue cuando yo entré (al hospital), era un mae siempre dispuesto a todo, con un espíritu de ayuda y breteador como él solo”, detalló.

Porras dijo que esta semana notó a su amigo más alegre y emocionado que de costumbre y esto se debía a que estaba a punto de salir a vacaciones.

“Él tenía un viaje con otros compas de ahí mismo (del Calderón Guardia) a Cartagena, entonces estaba muy emocionado, hoy (sábado) salía a vacaciones”, contó el enfermero.

El hombre dijo que realmente no sabía cuándo iba a ser el paseo, pero que Sable pasaba hablando sobre eso.

“Era alguien humilde en su forma de ser, uno nunca lo veía enojado, no le ponía peros a la vida”, dijo Juan Vásquez, compañero
De acuerdo con el OIJ Umaña perdió la vida luego de derrapar en su moto. Foto: Keyna Calderón.
De acuerdo con el OIJ Umaña perdió la vida luego de derrapar en su moto. Foto: Keyna Calderón.
Manudo de corazón

Umaña es recordado por sus amigos como un apasionado por el fútbol y fiel seguidor del equipo de sus amores: Liga Deportiva Alajuelense. Equipo al que defendía a capa y espada, aunque no esté pasando por uno de sus mejores momentos.

38 años de edad tenía el enfermero.

“Era manudo de corazón y del Barcelona, no se perdía los partidos a menos que tuviese que trabajar, siempre pasábamos hablando cuando se jugaban clásicos. Compartimos muchos paseos, mejengas, muchas salidas con amigos, era un mae que se daba a querer, vacilábamos mucho, era excelente compañero de trabajo”, añadió Porras.

Juan Vásquez, otro de los compañeros de Umaña, recordó al querido Sable como un hombre que no le arrugaba la cara a la vida y que más bien contagiaba entusiasmo en el área de emergencias, lo que ayudaba mucho a todos cuando el trabajo se ponía intenso.

“Víctor era una persona que te hacía reír y siempre le ayudaba a uno en lo que podía, no le ponía peros a la vida. Simplemente una persona que dejará un gran vacío en Emergencias del Calderón Guardia, el gran Sable”, dijo.

José Miguel Cascante, primo del enfermero, recordó a su pariente como un hombre que nunca se rindió ante las adversidades y que por sí mismo salió adelante para conseguir su trabajo y construir la casita que siempre quiso.