Silvia Coto.13 febrero
 Abraham Rivera, amigo de James, aseguró que él era un gran jugador. Foto José Cordero
Abraham Rivera, amigo de James, aseguró que él era un gran jugador. Foto José Cordero

“Maes 3:30, 3:30 en la plaza”, ese era el mensaje que James Carrillo Villareal, el joven de 16 años que murió ahogado en el río Barbilla en Batán en Limón y que su familia pide que investiguen si fue asesinado, le mandaba a sus amigos para ir a mejenguear.

Carillo vivía frente a la plaza de Batán, entonces solo cruzaba la calle y en dos toques ponía a jugar bola a todo el mundo. En la comunidad lo conocían como un jugador buenísimo y con mucho futuro.

En esta plaza, frente a su casa, el joven pasaba la mayoría del tiempo. Foto José Cordero
En esta plaza, frente a su casa, el joven pasaba la mayoría del tiempo. Foto José Cordero

Por eso el equipo de sus amigos, que no tenía nombre, ahora se llamará 3:30. Además, los compas piensan mandarse a hacer unas camisetas y ponerles en una manga el nombre de James.

El muchacho falleció el miércoles 5 de febrero, cuando se fue sin permiso para el río que se ubica a hora y media de su casa en un camino entre la montaña. Él andaba con un muchacho y tres jovencitas.

En La Teja les contamos este miércoles que, al parecer, el joven se ahogó cuando trató de ayudar al otro muchacho, pero varios audios, mensajes y fotos hacen pensar a sus familiares que a James lo mataron y luego le robaron sus pertenencias.

Su abuelita tiene sus videojuegos intactos en la sala. Foto José Cordero
Su abuelita tiene sus videojuegos intactos en la sala. Foto José Cordero

Vanessa Villarreal, tía del jovencito, aseguró que en el bolso de su sobrino faltaban ¢35 mil y unas tenis.

Además, asegura que tenía un golpe en la cabeza y en un brazo. Por todo eso es que los familiares denunciaron la situación ante el OIJ y solicitaron una investigación, en tres semanas les darán el resultado de la autopsia.

“En los audios las muchachas cuentan que el otro muchacho estaba haciéndose el ahogado y hundió a James, ellas le pidieron que le ayudara, pero les dijo que ya no había nada que hacer, una de ellas dice que se le llevó lo que tenía en el bolso”, contó la tía.

La muerte del muchacho ha conmovido a la comunidad, pues Carrillo siempre trataba de alentar, pese a su corta edad, a quienes él sabía que la estaban pasando mal.

Para poder jugar, James iba en la noche al colegio. Foto José Cordero
Para poder jugar, James iba en la noche al colegio. Foto José Cordero

“Mi nieto respiraba y amaba el fútbol, iba al colegio nocturno para poder jugar en el día, en la plaza o en las canchas sintéticas. Esa era la ilusión de él, surgir en el fútbol”, dijo doña Cecilia Villarreal, abuelita y mamá de crianza de James.

De hecho, el muchacho había sido seleccionado por la escuela del Barcelona en Costa Rica.

Gran delantero

Abraham Rivera era amigo de James y jugaban bola juntos, él está muy triste por lo que le ocurrió a su compa.

Doña Cecilia asegura sentirse agradecía por el cariño que le tenían a su chiquito. Foto José Cordero
Doña Cecilia asegura sentirse agradecía por el cariño que le tenían a su chiquito. Foto José Cordero

“Nosotros siempre jugábamos bola, el equipo no tiene nombre, pero muchos somos amigos de toda la vida. Ese día en que él murió jugamos y después nos avisaron que había fallecido”, recordó Rivera.

Él asegura que casi siempre jugaban unos ocho fiebres en el lado izquierdo de la plaza.

“El nos decía por WhatsApp que a las 3:30 y ya nosotros sabíamos que a esa hora nos estaba esperando. James quería ser jugador del Barcelona, ese era el equipo que le gustaba, siempre lo decía mucho, la verdad era muy bueno y tenía mucho futuro”, dijo Rivera.

Según este amigo, Carrillo jugaba de delantero.

“Él corría mucho, rajado, demasiado rápido, tiraba muy duro y era un bueno colocando los tiros libres, sabía cómo ponerlos para anotar. Cuando él jugaba costaba que perdiéramos”, dijo el joven quien comentó que estos días no han sido iguales sin su amigo.

James, según sus conocidos, tenía un futuro muy prometedor en las canchas. Fotografía José Cordero
James, según sus conocidos, tenía un futuro muy prometedor en las canchas. Fotografía José Cordero

En la comunidad tenían la esperanza de ver a Carrillo en un equipo grande.

“Este muchacho era conocido aquí, su familia también. Era un muchacho bueno, enfocado en andar detrás de la bola, siempre lo veía uno con los audífonos y la bola o en la bicicleta, con su abuela o en la iglesia. Es muy lamentable y aquí en el pueblo se dice de todo, por eso esperamos que las autoridades den respuestas porque es una familia de buenas costumbres”, dijo Luis Castro, un vecino de Batán.

Incluso, en la comunidad le han realizado varios homenajes a James después de la tragedia.

“Nosotros esperamos que todo se aclare, la autopsia va revelar que pasó, me quedan muchos recuerdos, su zapatos, sus fotos, el nintendo con el que pasaba jugado de fútbol, pero son cosas materiales, atesoro sus sonrisas, las veces que lloró, que fuimos felices y todo lo que compartimos”, dijo doña Cecilia.

El OIJ se mantiene firme en que investigan el caso como muerte accidental pues no ha salido el resultado de la autopsia; sin embargo, ellos recibieron la denuncia que presentó la tía de James para pedir la investigación.