Silvia Coto.11 febrero
Cifra: 7 erupciones se dieron este lunes.
Los vecinos de las zonas cercanas al volcán aseguran que el olor a azufre es terrible. Foto: Ovsicori
Los vecinos de las zonas cercanas al volcán aseguran que el olor a azufre es terrible. Foto: Ovsicori

El volcán Poás se puso chúcaro este lunes en la madrugada por lo que fue necesario cerrar el ingreso de visitantes al conocido parque nacional, con el fin de que los expertos realizaran pruebas para determinar qué podría suceder con el coloso más adelante.

Lorena Romero, directora de Gestión del Riesgo de la Comisión Nacional de Emergencias (CNE), aseguró que el cierre del parque se debe a la necesidad de proteger la integridad de los turistas y de los guardaparques. Además destacó que era necesario que los expertos hicieran algunos análisis en el volcán y en sus alrededores.

De acuerdo con el geólogo de la CNE Lidier Esquivel el cierre está programado para 24 horas, pero de ser necesario el cierre se podría ampliar por mucho más tiempo.

De acuerdo con el Observatorio Vulcanológico y Sismológico de Costa Rica (Ovsicori) a la 1:51 a. m., se registró una actividad incandescente en el cráter, la cual se extendió hasta pasadas las siete de la mañana. Después se registraron siete erupciones más, las cuales se mantuvieron hasta el mediodía. A raíz de esta situación el coloso ha emanado una pluma de vapor de más de 200 metros de altura sobre el cráter, la cual se movió hacia el suroeste debido a los ventoleros.

La niebla volcánica impresionó a vecinos de Grecia. Foto: Cortesía.
La niebla volcánica impresionó a vecinos de Grecia. Foto: Cortesía.

“Hoy (lunes) lo que hay es parte del reservorio del magma del 2017 (se presentaron erupciones fuertes), lo cual está alimentando esa incandescencia con la combustión de los gases. La pregunta es si viene algo más grande o si simplemente corresponde a un proceso normal, lo cual es lo que justamente se va a discutir”, dijo este lunes el vulcanólogo Guillermo Alvarado durante una conferencia de prensa.

Alvarado añadió que de momento no se ha detectado una deformación en el macizo, ya que el volcán no se está “hinchando” ni “desinflando” y la sismicidad es relativamente baja, aunque la cantidad de gases indica que hay componente de magma

Los expertos están analizando el comportamiento del volcán. Foto: Facebook Red Sismológica Nacional
Los expertos están analizando el comportamiento del volcán. Foto: Facebook Red Sismológica Nacional

En los poblados cercanos al coloso han reportado un fuerte tufo a azufre, los vecinos de San Pedro de Poás empezaron a darse cuenta desde el jueves pasado de que algo no andaba bien debido a un fuerte olor a azufre. Además, el viernes se dieron erupciones de unos 100 y 300 metros del altura. En Naranjo, Sarchí, Grecia, Turrúcares, Bajos del Toro, e incluso en Moravia y Heredia los pobladores aseguran que se han visto afectados por la ceniza que ha caído.

“Está mañana (ayer) olía mucho a azufre, me puse a barrer y llené casi dos palas. El año pasado fue igual, hasta el techo de la casa se dañó un poco, me preocupa mucho la situación porque aquí somos asmáticos”, dijo Stephanie Gónzalez, vecina de Grecia.

Si a su carro le cae ceniza quitela con una escoba y después echele bastante agua. Foto: Cortesía
Si a su carro le cae ceniza quitela con una escoba y después echele bastante agua. Foto: Cortesía

Incluso en algunos lugares la gente aseguró que desde las montañas se veía venir una niebla gigante de ceniza, la cual, según los expertos de Volcanes sin fronteras a ese fenómeno se le llama niebla volcánica, que es cuando partículas como aerosoles, ceniza y agua tienen la misma densidad que el aire, por lo que se ve una capa de color café que es muy común en volcanes con actividad eruptiva.

Ante dicho panorama el Ministerio de Salud le pidió a la población que tome las precauciones necesarias antes de que la ceniza les juegue una mala pasada, debido a los problemas respiratorios o alergias que pueden ocasionar. También recomiendan el uso de mascarillas y ropa de manga larga.

Eliécer Duarte, vulcanólogo del Ovsicori, informó de que el evento de este lunes es similar a uno registrado la semana anterior y que de momento lo que persiste es la salida de vapor y sedimentos.

“El conducto del volcán está seco, entonces la salida violenta de gases arrastra sedimentos. Esos gases se calientan en ocasiones a más de 500 grados y eso provoca la incandescencia”, aseguró el experto.

El comportamiento del volcán tiene en vilo a las autoridades, pues la ceniza podría llegar a afectar los cultivos de plantas ornamentales sobre todo.

Siga las recomendaciones de la CNE. Cortesía CNE
Siga las recomendaciones de la CNE. Cortesía CNE

Gino González, de la organización Volcanes Sin Fronteras, comentó que lo que sucede es muy similar a lo que ocurre cuando un sistema ha sido afectado por una erupción magmática.

“Hace menos de año y medio se dio una erupción muy violenta y es posible que ese magma esté queriendo salir de nuevo. Aunque una actividad similar a la actual ocurrió en los años 1981-1983, 1987-1988, 1994 y 2010, la actual se puede asociar al desequilibrio provocado por la erupción del 2017, en donde el aporte de calor actual podría ser parte de ese cuerpo de magma que ha incrementado su presión interna y que podría llegar a la superficie en un corto plazo”, dijo González.

Por las erupciones ya el volcán había estado cerrado 16 meses y lo reabrieron el 31 de agosto pasado.

RECUADRO: Recomendaciones ante la caída de ceniza: No exponerse innecesariamente a estos residuos, cubrir el equipo electrónico, barrer los techos cada vez que cese la caída de este material volcánico. Evitar que el agua superficial esté expuesta, mantener limpios los drenajes y las canoas, colocar trapos húmedos en los umbrales de las puertas y tapar o cerrar las ventanas la mayor parte del tiempo. También es conveniente cambiarse la ropa antes de entrar a la casa, tener una reserva de alimentos no perecederos, agua potable y un botiquín de primeros auxilios. Si alguien tiene irritación de ojos lave con agua abundante y ante problemas respiratorios acuda al servicio de salud más cercano. Las personas que padecen asma deben utilizar mascarillas o un pañuelo. Lavar los vegetales que han estado expuestos a la ceniza. Evite que los animales coman pasto o tomen agua con ceniza, manténgalos bajo techo, limpie el exceso de residuos en su carro con una escobilla y lave con mucha agua.