Rocío Sandí.24 junio

Rebeca Arias Sánchez hizo este domingo el viaje más triste de su vida ya que tuvo que ir a Honduras a recoger el cuerpo de su esposo, el empresario José Alejandro Castro Segura, de 46 años, quien falleció en un accidente de tránsito.

Dos hermanos del fallecido viajaron con ella para apoyarla y ayudarla a hacer los trámites necesarios para repatriar el cadáver lo antes posible.

José murió el domingo a las 2 de la madrugada, cuando el carro que conducía por el municipio de Cucuyagua cayó a un guindo de unos 15 metros.

El empresario iba con tres mujeres, todos murieron en el accidente. Foto: Bomberos de Honduras.
El empresario iba con tres mujeres, todos murieron en el accidente. Foto: Bomberos de Honduras.

En el vehículo también viajaban tres mujeres, quienes perdieron la vida. Ellas fueron identificadas como Kenia Paz Paz, de 21 años; Andrea Borjas, de 21; y Gredis Pacheco, de 22.

Ligia María Castro, hermana de José, contó que él había salido de Costa Rica hace aproximadamente 15 días porque tenía que hacer un viaje de negocios.

“Mi hermano trabajaba en la empresa de la familia, en la que vendemos maquinaria industrial a los beneficios de café. Él era el brazo derecho de mi papá.

“La mayoría de clientes de la empresa están en Honduras, por eso mi hermano viajaba mucho a ese país. Él iba a renovar contratos y a revisar que los negocios estuvieran en orden”, contó la mujer.

Ligia también aseguró que el sábado en la noche Castro se comunicó por última vez y les dijo que iría a cenar fuera del hotel, también les avisó que el domingo tenía una reunión de trabajo muy temprano.

“Del accidente casi no sabemos nada, al parecer él ya iba de regreso para el hotel cuando cayó al precipicio. De las muchachas que iban con él no sabemos mucho, creemos que una de ellas era conocida de él porque un hermano que a veces lo acompañaba a Honduras dice que le parece conocida”, comentó.

José Alejandro Castro era casado y tenía tres hijas. Foto: Cortesía de Ligia Castro.
José Alejandro Castro era casado y tenía tres hijas. Foto: Cortesía de Ligia Castro.
Muy empunchado

Ligia dice que José es el hombre más trabajador que ha conocido y aunque le duele su partida, sabe que deben valorar el gran legado que les dejó.

“Mi mamá cuenta que desde que José estaba pequeño le ayudaba a mi papá en todo lo que podía. Cuando cumplió los 18 años se metió de lleno en el negocio de la familia y desde entonces se dedicó a eso.

“Él era casado, tenía tres hijas y siempre hacía sacrificios para sacar adelante la empresa, ya prácticamente pasaba más tiempo en Honduras haciendo negocios que aquí en Costa Rica”, relató.

La allegada dice que mientras la esposa de José y los dos hermanos que viajaron con ella tratan de agilizar el proceso para traer el cuerpo de vuelta, ellos están haciendo los trámites del funeral para que cuando regresen ya todo esté listo.

La Cancillería informó, por medio de un comunicado de prensa, que la institución está dándole apoyo a los familiares de la víctima y están colaborando para que los trámites se hagan lo más rápido posible.

“No sabemos si lo vamos a poder velar, tenemos que esperar las recomendaciones que nos hagan los encargados de la funeraria en la que lo tienen. La despedida va a ser en San Antonio de Desamparados”, expresó Ligia.

“Un cliente de nosotros vive cerca de donde se dio el accidente y él fue quien nos llamó para avisarnos”, Ligia María Castro, hermana del empresario.