Adrían Galeano Calvo.20 septiembre
Este es el perfil falso usado por el estafador. Fotos cortesía Luis Salas.
Este es el perfil falso usado por el estafador. Fotos cortesía Luis Salas.

Un vivazo que se hace pasar por oficial de Tránsito le ha estado dando por la jupa a varias personas con la falsa promesa de ayudarles a conseguir una licencia de conducir o de quitarles una multa de encima.

El estafador se ha llenado los bolsillos utilizando la identidad de Luis Salas, tráfico de la delegación de Sarapiquí, ya que el bicho creó un perfil falso con fotos que consiguió del Facebook del uniformado para atender a sus “clientes”.

Salas contó que esta situación se viene dando desde hace aproximadamente cinco meses y que a pesar de las denuncias que presenta contra el falso perfil de “Face”, el vivazo siempre se las ingenia para abrir uno nuevo.

“Me di cuenta hasta que la gente empezó a preguntarme o reclamarme por la situación, yo no entendía nada, hasta que algunos me dijeron que se trataba de un estafador que se hacía pasar por mí”, dijo.

Salas dijo que lo peor de todo es que hay personas en Sarapiquí que realmente creen que se trata de él, por lo que se ha vuelto usual que alguien lo contacte para pedirle explicaciones.

“Hasta el momento nadie me ha amenazado o tratado mal, pero muchos me han buscado para reclamarme”, dijo Luis Salas, tráfico.
El vivazo cuentea a las personas diciéndoles que todo quedará inscrito como legal. Fotos cortesía Luis Salas.
El vivazo cuentea a las personas diciéndoles que todo quedará inscrito como legal. Fotos cortesía Luis Salas.

El uniformado dijo que se ha enterado de que diez personas han sido estafadas por medio del perfil falso, pero no descarta que el número sea más grande.

¢150 mil cobra el estafador con la promesa de entregar una licencia de conducir.

“Luego de que le roban la plata a la persona la bloquean en redes sociales, momento en que el afectado trata de contactar al estafador y llega hasta mi perfil verdadero, ahí es cuando les doy la mala noticia de que fueron estafados y que lo mejor es que denuncien el caso”, comentó Salas.

Según el tráfico, el vivazo ofrece licencias de conducir por ¢150 mil y le dice al interesado que después de que le depositen él se encargará de que todo quede inscrito.

Salas dijo que lo peor de todo es que el estafador también usa su imagen para contactar a mujeres con la falsa intención de hacer amistad, pero al final termina pidiéndoles o enviándoles fotos íntimas.

Luego de conseguir la plata el bicho bloquea a las víctimas. Fotos cortesía Luis Salas.
Luego de conseguir la plata el bicho bloquea a las víctimas. Fotos cortesía Luis Salas.
Castigos

Esta no es la primera vez que un maleantazo se “gana la vida” a costas de un tráfico, en Guanacaste ya se han registrado varios casos de este tipo.

Hugo Navas, abogado penalista, explicó que el vivazo que se dedica a estas fechorías está cometiendo dos delitos, el de estafa y de suplantación de identidad, es decir, se hace pasar por otra persona.

Por el delito de estafa el maleante podría recibir de 3 a 10 años de cárcel, dependiendo del monto total de dinero que haya obtenido, mientras que por suplantación de identidad le podrían recetar de uno a tres años en el tabo.

Aunque ninguna de las víctimas obtuvo la anhelada licencia de conducir, el abogado explicó que una persona que sea detenida con una licencia que consiguió de esa forma puede ser acusada por el delito de uso de documento falso, el cual, según el artículo 372 del Código Penal, es castigado con entre uno o tres años de cárcel.