Silvia Coto.29 septiembre, 2020
Doña Yendry asegura que ella desea ir al sitio donde su aparecieron las pertenencias y los restos. Foto. Keyna Calderón
Doña Yendry asegura que ella desea ir al sitio donde su aparecieron las pertenencias y los restos. Foto. Keyna Calderón

El rostro de dolor de doña Yendry Vásquez, mamá de Allison Bonilla, le rompe el corazón a todos los que la han acompañado en tantos meses de sufrimiento.

Este martes 29 de setiembre era el reflejo de una madre que reconoció las prendas encontradas de su hija en el botadero en San Jerónimo de Cachí, y que ahora espera los resultados a los huesos humanos que fueron encontrados para confirmar si se trata de Alli.

Doña Yendry aseguró que en este momento tiene una gran necesidad de ir hasta el sitio donde encontraron los restos.

“Deseo ir al lugar donde encontraron lo de mi hija para hablarle, un muchacho me dijo que me va llevar, pero sino me voy sola, necesito hacerlo para tener un poco de paz", dijo la mamá.

Vásquez agregó que ahora lo que quiere es justicia.

“Justicia, necesitamos justicia, creo que todas las mamás que hemos perdido a nuestros hijos tenemos que apoyarnos, tenemos que hacer valer nuestros hijos, yo creo que no es justo que una persona llegue y te haga tanto daño. Nunca perdí la fe, el día de ayer al darme cuenta de esta noticia jamás imaginé que esa persona iba a botar a mi hija en ese botadero, ella no se merecía eso”, dijo.

“¿Por qué si quiso hacerle lo que le hizo no la dejó donde le hizo las cosas, por qué me la botó ahí? Yo no voy a descansar hasta que se haga justicia, él va sufrir lo mismo que mi familia durante tantos meses porque era mi única hija y lo único que yo tengo, que Dios lo perdone”, dijo la valiente mujer.

En la mente de doña Yendry no deja de dar vueltas el hecho de que cuando Allison desapareció ella vio al sospechoso con varios hombres a la par de su carro, ella piensa que tal vez su hija estaba en la cajuela de ese carro y eso le rompe el alma.

“Las cosas de Allison se encontraron muy abajo (del guindo) siento que no fue solo él, no voy a descansar hasta saber quién más fue”, comentó.

Esta madre asegura que es demasiado fuerte el dolor que siente.

“Yo sé que Alli desde el cielo nos va ver, yo sé que donde quiera que este me va cuidar, me quise enojar con Dios, le dije que por qué me la quitó, si era lo único que tenía, pero no fue Dios fue ese animal”, dijo.

Los familiares de Allison están muy tristes y esperan justicia, ella era la alegría de su casa. Foto: Rafael Pacheco
Los familiares de Allison están muy tristes y esperan justicia, ella era la alegría de su casa. Foto: Rafael Pacheco

La familia de Allison quiere que las cosas cambien y que se deje de dar beneficios a los presos, como que el año carcelario es de 8 meses y no de 12.

“Quiero que cambien estas leyes, ¿por qué les rebajan los años de cárcel?, hacen el daño y los premian para que vuelva a hacer daño a otra familia”, expresó.

Doña Yendry publicó un mensaje la madrugada de este martes 29 de setiembre en Facebook que estremeció muchos corazones.

“Amor de mamá, ahora estás en un lugar más seguro, donde no te van hacer daño, espero que desde el cielo me dés esas fuerzas que me has dado hasta hoy, eres lo más hermoso que Diosito me dio, muy pronto vamos a estar juntas y seguir con nuestros sueños, mi bebé. Dios se lució dándome lo más valioso, lo más hermoso, voy hacer justicia mi amor, no merecías morir de la forma que lo hicieron, el saber que no te puedo ver por última vez, besarte y abrazarte me parte el alma, eres mi gran amor, mamá te ama con toda el alma”, posteó la mamá.

Vásquez fue quien reconoció las tenis y las prendas que encontraron en el sitio. La familia agradeció anoche a los rescatistas voluntarios todas las semanas que los apoyaron.

La búsqueda se concentró en el botadero luego de que el sospechoso de apellido Sánchez, conocido como Sukia, confesó en la primera declaración que la interceptó, la atacó sexualmente en una finca, después la mató a golpes y la tiró en el botadero.

Sin embargo, el lunes 28 de setiembre cambió su versión y se declaró inocente asegurando que todo lo que dijo fue bajo torturas y agresiones sicológicas.