Sucesos

Exesposa del exministro del MOPT es la testigo estrella en caso Cochinilla

Andrea Bonilla Miranda denunció que su exesposo Carlos Villalta Villegas llegaba con fajos de dinero a la casa

Una de las testigos fundamentales en el caso Cochinilla fue Andrea Bonilla Miranda, exesposa de Carlos Villalta Villegas, ministro de Obras Públicas y Transportes (MOPT) durante gran parte del gobierno de Luis Guillermo Solís.

Bonilla le dijo al OIJ que su esposo recibía fajos de billetes cuando fue funcionario del Consejo Nacional de Vialidad (Conavi) y que ese platal se lo daban Carlos Cerdas, dueño de Meco y Mélida Solís, dueña de la constructora H Solís.

“Comenzó a existir un flujo muy alto de dinero en efectivo, tanto en billetes nacionales como en dólares, ingresos que no eran acordes con lo que ganaba Carlos en el Conavi como funcionario”, le dijo Bonilla al OIJ.

La plata la recibía los sábados luego de reunirse con Cerdas y Solís.

Según la exesposa, era común que Villalta se reuniera con Carlos Cerdas a las 7:30 a. m. y regresara “con sobres de manila llenos de dinero en efectivo”.

De igual forma, se reunía luego con Mélida Solís, pero horas más tarde, incluso tenía una caja específica para la plata que recibía de esta última.

Villalta trabajó en el Consejo Nacional de Vialidad (Conavi) en el 2015, en donde estuvo a cargo de proyectos como la ampliación de la ruta Cañas-Liberia y obras en San Carlos.

“Debido a los proyectos de Cañas-Liberia, en donde se requería construir muchos puentes elevados, conoció a los dueños de Puentes y Calzadas, los cuales eran españoles, con los que hizo muy buena amistad”.

La exesposa de Villalta es farmacéutica y convivió con él durante 21 años. En el expediente se lee que Bonilla una vez le preguntó a Villalta, cuando este estuvo en el Conavi, que de dónde salía tanta plata.

“Él contestó que él estaba ideando una fórmula de cálculo en el proceso de licitaciones de Conavi, para que solo a las empresas Hernán Solís y MECO les adjudicaran los contratos y de esa manera él también ganaba”, señala el expediente sobre la presunta corrupción en obras viales.

Villalta se convirtió en ministro del MOPT el 2 de febrero del 2016, en el mandato de Luis Guillermo Solís.

“Una vez que Carlos llegó a ser ministro de Obras Públicas y Transportes, determinado día llegó con un teléfono celular más al que él usaba, por lo que le preguntó de dónde lo había sacado, contándole que se lo había dado Mélida Solís para tener una línea directa para hablar con él, ya que ahora que era ministro se veía muy feo que la gente notara que entre Mélida y él había muy buena relación, a lo que ella le dijo que, más bien, se veía sospechoso que se comunicaran de esa manera, por lo que se molestó y terminó dándole el aparato a uno de sus hijos”.

Andrea Bonilla también declaró que, siendo ministro del MOPT, Villalta gestionó la idea de que las empresas MECO y Puentes y Calzadas conformaran el Consorcio del Atlántico, con el objetivo de que ganaran la licitación para la construcción de una carretera entre ruta la 32 y el megapuerto de APM Terminals, en Limón.

En julio de 2016, la licitación efectivamente se le concedió al Consorcio del Atlántico, por un monto de $71 millones (¢44.000 millones).

Para ese momento, el MOPT dijo que ese grupo fue el único de los 18 oferentes que cumplió con las especificaciones técnicas que se habían solicitado para las obras.

La exesposa también le dijo al OIJ que Villalta puso dos autos a nombre de una hija, con la explicación de que buscaba pagar menos a Tributación.

Renuncia

El 12 de junio del 2017 Villalta tuvo que renunciar al cargo al conocerse una denuncia de violencia doméstica interpuesta por Bonilla en su contra.

Luego de que la pareja se separó, agrega la declaración, él se mudó a un apartamento en Distrito Cuatro, en Escazú, y pagaba colegiaturas de sus hijos en un colegio donde la mensualidad es de ¢1 millón aproximadamente.

“Le llama poderosamente la atención (a ella), dado que no le conoce medios formales por los cuales pueda recibir insumos económicos para afrontar ambos gastos (colegiaturas y vivienda), por citar solo algunos de los que posee”, dice el expediente.

Además, Bonilla dice que Villalta heredó de la madre una finca en San José de la Montaña, Heredia.

Según la exesposa, el terreno estaba en potrero, pero él lo arregló con dinero en efectivo, puso un rancho, electricidad subterránea y un vivero de orquídeas.

Agregó que, para la entrada de esa finca, Carlos Cerdas le obsequió de parte de MECO la pavimentación de 100-150 metros como pago por una supuesta asesoría, asesorías que daba siendo parte del Conavi.