.29 agosto
Don Sixto (a la derecha) estaba muy conmovido por lo ocurrido. Foto: Andrés Garita
Don Sixto (a la derecha) estaba muy conmovido por lo ocurrido. Foto: Andrés Garita

Sixto Obando, un buzo de Puntarenas con más de 40 años de experiencia, fue contratado para buscar los cuerpos de los dos pescadores que fallecieron al hundirse el barco sardinero Kin el pasado martes.

El miércoles en la mañana, él encontró en el cuarto de máquinas el cadáver de Gerardo Phillips Morales, de 53 años.

“Uno se mete en la cabeza que debe ingresar y tratar de ver todo lo que se pueda para encontrar los cuerpos. Pero fue muy difícil, uno conoce los barcos, pero los objetos dificultan la tarea y obstaculizan el ingreso.

“Después de informar sobre el hallazgo, me dijeron que ingresara de nuevo a sacarlo. Cuando entré por segunda vez al cuarto de máquinas lo amarré con un mecate y lo sujeté a mi cintura para ir jalándolo poco a poco hasta llegar a la superficie”, relató Sixto.

Él también buscó el cuerpo de Víctor Rosales, pero fue hasta las 3 de la tarde del miércoles que lo encontraron flotando a unos 20 metros de donde se hundió el Kin.

“Yo busqué por todas partes el segundo cuerpo, pero no lo pude ver. Para mí estaba en alguna parte muy cerca de la salida de algunos de los accesos del cuarto de máquina. Quizás intentó salir, pero no pudo. Al estar más de 15 horas en el agua, el cuerpo se hincha y eso provoca que flote”, comentó el buzo.

Esta es la segunda vez que Sixto debe bucear para buscar cuerpos, la primera vez fue hace algunos años (no recuerda exactamente cuántos) en playa Coyote, cuando ayudó a encontrar el cadáver de un turista.