Alejandra Portuguez Morales.17 febrero

Armando Muñoz, el conocido torero improvisado al que veíamos en las corridas que transmitía Teletica recibirá una prótesis entre abril y mayo próximos.

Como recordamos, Armando perdió el ojo derecho después de haber sido embestido por una vaquilla en Zapote el 30 de diciembre en medio de una transmisión.

Cuenta que después le pondrá ganas para terminar la carrera de Educación especial, en la que solo tiene pendientes tres materias para concluir el bachillerato universitario. Además quiere estudiar teatro y seguir superándose.

“No ha sido fácil, ha sido bastante duro, pero la familia y las personas más cercanas me motivan a salir adelante. Nunca me han dejado solo, han sido un apoyo muy esencial”, dijo a La Teja.

Cuenta que las actividades taurinas le siguen apasionando, pero ya pasaron a un segundo plano por petición de sus parientes. Eso sí, dice que seguirá yendo a los redondeles para ver los espectáculos, pero desde largo. Nada de entrar a la arena.

“Ha sido una decisión familiar, ellos (los parientes) tienen una opinión muy en contra de ese deporte, debo acatar órdenes y dejar de hacer cosas como esas. Cerré ese capítulo y quiero tener otras metas”.

Armando dice que ve la vida con optimismo y da gracias por otra oportunidad para cumplir sus sueños. Foto: Cortesía para LT
Armando dice que ve la vida con optimismo y da gracias por otra oportunidad para cumplir sus sueños. Foto: Cortesía para LT

Menciona que la prótesis le dará un alivio al dolor que ha experimentado. Asegura que ese dolor nunca se le quitará porque perdió una parte de él.

“El oftalmólogo fue muy claro y me dijo ‘te puede quedar grande, pequeña o ajustada, hay que ir viendo cómo queda’. Mi esperanza es que quede bien”, dijo.

Armando es un hombre optimista.

Aún recibe terapias en el INS, donde también le dan atención psicológica y psiquiátrica como parte del proceso que le permitirá superar la pérdida del ojo.

“He tenido una psicología fuerte, he aprendido a superar ese dolor y a vivir porque es una etapa nueva. Uno no olvida lo que pasó de la noche a la mañana, pero esto lo veo como una etapa nueva”, señala.

Armando Muñoz, eximprovisado: “Lo que me pasó no lo tomé de una mala manera, tampoco me molesté con nadie, mi vida sigue”.

Comenta que en la casa anda la herida descubierta por recomendación del oftalmólogo, pero si sale se pone un parche como medida de protección.

Compañero de corridas medita el retiro

Daniel Hernández, el otro torero que participaba en los espectáculos junto a Armando, está meditando retirarse de los eventos taurinos.

“Nosotros fuimos como una yunta de bueyes, siempre andábamos juntos. Él me dijo que se retiraría a finales de este año por lo que a mí me pasó”, dice Armando.

Daniel cuenta que extraña a Armando y el accidente que vivió lo tiene pensando si debe apartarse de los redondeles o no. “Todo va a depender de cómo pase este año, si me siento muy solo preferiría apartarme”, nos contó.

Daniel Hernández y Armando Muñoz se conocen desde hace cuatro años y se quieren como hermanos. Foto: Cortesía para LT
Daniel Hernández y Armando Muñoz se conocen desde hace cuatro años y se quieren como hermanos. Foto: Cortesía para LT

Afirma Daniel que frecuentemente él le dice a Armando que debe seguir adelante. “También le digo que piense en la mamá, porque son las que más se preocupan y sufren por uno”.

Estos muchachos se conocieron hace cuatro años por medio de Teletica. Daniel dice que han tenido un cariño como de hermanos. Han tenido algunos disgustos, pero los han arreglado al momento, como es normal.

Armando es oriundo de San Vito de Coto Brus, tiene 31 años y es padre de una niña de 3 años.

Armando y Daniel estaban juntos en el redondel cuando el segundo fue revolcado por la vaquilla La Insoportable. Lo mandaron al hospital Calderón Guardia y dos días después le dieron la salida, desde entonces ha estado en terapia.

“Comí de las mieles, pero también comí lo peor”, dijo Armando señalando lo que le dejó el paso por los redondeles del país.