Adrían Galeano Calvo.11 octubre
El vivazo primero se hizo pasar por gringo y después por nicaraguense. Foto. Foto MSP.
El vivazo primero se hizo pasar por gringo y después por nicaraguense. Foto. Foto MSP.

A un extranjero buscado por las autoridades gringas como sospechoso de homicidio se le acabaron las “vacaciones” en Tiquicia.

Se trata de un dominicano identificado como Osvaldo Polanco, de 39 años, que, en apariencia, tenía varios meses de vivir en un apartamento en Colima de Tibás, San José.

Polanco fue detenido este miércoles por la Policía de Fronteras en Guaycará de Golfito, Puntarenas, sin embargo, el caso fue dado a conocer hasta este viernes.

De acuerdo con las autoridades, Polanco viajaba como acompañante en un carro que iba de la frontera hacia San José.

Al ser revisado por los uniformados, el vivazo presentó un pasaporte y una licencia de conducir a nombre de Michael Dominik Jonh, oriundo de California, Estados Unidos.

Sin embargo, pocos segundos después cambió de parecer y dijo que esa no era su verdadera identidad.

“Aseguró a los Policías de Fronteras que dichos documentos eran falsificados y que en realidad su nombre era ‘Julio Mairena’, nacido en Nicaragua”, indicó la Fuerza Pública.

Los oficiales no le creyeron nada al extranjero, por lo que se pusieron a revisar con lupa los registros en la Policía de Control de Drogas y en la embajada de Estados Unidos. Ahí fue donde descubrieron su verdadero nombre.

“El extranjero resultó ser Osvaldo Polanco, nacido en República Dominicana el 3 de noviembre de 1980, requerido por un presunto asesinato, cometido en una fecha no precisada en Nueva York, Estados Unidos”, informó el Ministerio de Seguridad Pública.

Las autoridades confirmaron que incluso había una orden de captura internacional contra el maleante, motivo por el cual fue detenido a la espera de su posible extradición a Estados Unidos.

De acuerdo con una publicación del medio gringo NY Daily News, Polanco es ligado con el homicidio de Francisco Pinzon-Martinez, de 30 años, en octubre del 2012.

Aparentemente, Polanco, junto a otros hombres ya detenidos, mataron a golpes a la víctima para luego robar el dinero del negocio en el que trabajaba.