Adrían Galeano Calvo.15 septiembre
La buseta iba bien cargada de licores. Foto MSP.
La buseta iba bien cargada de licores. Foto MSP.

Una falla mecánica en la buseta que manejaba cantó a un hombre de apellido Chávez y quien fue sorprendido por oficiales de la Fuerza Pública con una carga de 3648 unidades de licores ilegales.

Los hechos ocurrieron la tarde de este lunes 14 de setiembre en San Isidro de Heredia, específicamente sobre la carretera que comunica San José con Limón (ruta 32).

Según informó el Ministerio de Seguridad Pública, los uniformados tenían un control rutinario de carretera cuando vieron que, a lo lejos, una pequeña buseta como que tuvo una falla mecánica y decidieron ir a ayudar al chofer.

“Al acercarse observaron gran cantidad de cajas de licor dentro del automóvil. El conductor, de apellido Chaves, no presentaba ninguna factura de la adquisición del producto, lo que llevó a los oficiales a coordinar con la Policía Fiscal para su debido proceso”, informó la oficina de prensa de Seguridad Pública.

Los oficiales descubrieron el contrabando cuando trataron de ayudar a Chábvez. Foto MSP.
Los oficiales descubrieron el contrabando cuando trataron de ayudar a Chábvez. Foto MSP.

Las autoridades detallaron que la buseta iba hasta el copete de licores de distintos tipos; había cervezas, whisky y ron, por mencionar algunos. Eso sí, la carga no superaba los ¢5 millones, por lo cual no se trata de un delito penal.

Aparentemente todos los licores fueron comprados fuera del país de manera ilegal.

El cargamento decomisado fue entregado a la Policía de Control Fiscal.

Chaves quedó en libertad, pero se fue con las manos vacías y con el trago amargo del decomiso en el paladar.