Silvia Coto.23 marzo
El backhoe se llevó el costado y el frente de la casa, quedó en la sala. Foto: Cortesía
El backhoe se llevó el costado y el frente de la casa, quedó en la sala. Foto: Cortesía

Don Jonathan Bermúdez, su esposa y sus tres hijos pasaron una noche de terror este viernes, ya que horas antes se salvaron de milagro cuando un backhoe que trabajaba en los arreglos de la calle se metió a su casa y destruyera parte de la estructura. El susto que se llevaron no los dejó dormir.

El señor asegura que se sienten agradecidos con Dios porque después de hacerle mucha mente a lo que pasó saben que la situación pudo haber terminado en tragedia, sobre todo para su pequeño hijo Mathew, de tres años, quien siempre en las mañanas se pone a jugar o ver tele en el lugar por donde entró el chunchón, milagrosamente él se levantó un poco más tarde y eso lo salvó.

“No teníamos para dónde irnos, ni podíamos dejar las cosas, entonces nos tuvimos quedar aquí con mucho miedo y susto por lo que pasó. Pasamos la noche todos juntos en el cuarto, pero la verdad ni pudimos dormir por la pensadera que nos agarró. Mi hijo (Mathew) del mismo susto se despertó varias veces y nos dio mucho frío, porque apenas se pudo poner unas latas para tapar”, contó el afectado.

La humilde casita que alquila está familia se ubica 25 metros al este de la Botica Solera en barrio México. El hecho se dio el viernes a las 8 a.m.

Este sábado por la mañana nos encontramos a don Jonathan muy preocupado hablando con el dueño del backhoe y no es para menos, pues nadie le dice si le van a pagar las dos pantallas, un Play Station 4 y un equipo de sonido que quedaron dañados por completo, todo suma casi un millón de colones. En cuanto a las casita, la excavadora se llevó en banda una pared del costado y del frente, precisamente donde estaban los aparatos electrónicos, dejando la sala descubierta.

El afectado espera ir el lunes al INS para ver qué le dicen. Foto: Silvia Coto
El afectado espera ir el lunes al INS para ver qué le dicen. Foto: Silvia Coto

“Yo la verdad me quiero ir de aquí, fue muy feo lo que vivimos, pero todo mundo me dice que no me vaya hasta que no me paguen lo que me dañaron. Yo estoy muy preocupado porque uno es trabajador y la verdad las cosas que se dañaron son materiales, pero a mi me costó mucho comprarlas, fue demasiado el esfuerzo que hicimos

"Lo que más me preocupa es que me dijeron que el conductor del camión no tenía licencia para manejar ese tipo de vehículos. El dueño viene a decirme que me quede tranquilo, que él va ir al INS el lunes, que antes no se puede hacer nada porque al backhoe hasta le quitaron las placas”, contó el afectado.

El dueño del chunchón, quien no se identificó, llegó este sábado con un muchacho para que le hicieran un presupuesto de los daños que sufrió la casa y, según él, tapar un poco las paredes, pero los vecinos de la familia desde el mismo viernes por la tarde se pusieron las pilas y consiguieron latas, vigas de madera y tornillos para ayudarlos a poner unas paredes temporales para que se protejan.

Los vecinos ayudaron a ponerle algunas latas a la casa para que la familia pueda seguir viviendo allí. Foto: Cortesía.
Los vecinos ayudaron a ponerle algunas latas a la casa para que la familia pueda seguir viviendo allí. Foto: Cortesía.

“La verdad es que los vecinos fueron muy buenos, una bendición. Desde que nos pasó esto en todo momento nos ayudaron, incluso uno nos ayudó con la luz para no estar a oscuras, uno jamás espera vivir algo así.

"Pero vea, yo pienso y pienso en que ese backhoe pudo haberme matado a mi chiquito o a nosotros. En el momento en que esto pasó yo no sabía si era un terremoto o una bomba, tenemos ese sonido del estruendo pegado en la cabeza, estamos viviendo un milagro”, dijo Jonathan.

La dueña de la casita también está a la espera de ver qué va decir el lunes el INS porque la estructura quedó mírame y no me toques.

El camión lleva semanas de estar trabajando en toda la calle que pasa frente a la vivienda donde vive la familia. Dichas obras fueron contratadas por la Municipalidad de San José.

Incluso, una señora se presentó como representante de la muni y les dijo a los afectados que lo que pasó no es responsabilidad de ellos sino del dueño del backhoe. Que cuando ellos hacen una contratación verifican que las pólizas estén bien por aquello de una torta como la que ocurrió en este caso.

El chunchón dañó dos pantallas, un Play Station y un equipo de sonido, todo valorado en casi un millón de colones. Foto: Silvia Coto
El chunchón dañó dos pantallas, un Play Station y un equipo de sonido, todo valorado en casi un millón de colones. Foto: Silvia Coto

“Vamos a ver qué hacemos, mi bebé solo decir que quiere que nos vayamos de aquí para que el camión no se vuelva a meter, los vecinos también nos dicen a cada rato que fue una dicha que estemos contando el cuento”, dijo el hombre.

A la par de la vivienda hay un parqueo que sufrió daños en un portón.

Los afectados ahora tienen horror de que otro chunchón llegue a terminar los trabajos que faltan en esa calle, pues están afuera de su vivienda.