Los efectos de la pandemia del covid-19 han puesto este sueño cuesta arriba para la familia

Por: Adrían Galeano Calvo 27 noviembre, 2020
María Fernanda Harley, falleció luego de recibir un bala por la espalda. Foto Archivo.

Una bala perdida acabó con la vida de María Fernanda Harley Alvarado, de 32 años, y evitó que ella pudiera cumplir el sueño de tener su casita propia.

Sin embargo, su familia mantiene toda la esperanza de cumplir ese anhelo, el cual se ha puesto cuesta arriba debido a la situación económica que atraviesan por los efectos de la pandemia del covid-19.

“Sí se trató de iniciar con la construcción de la casa, pero a como esta la economía, se nos ha dificultado mucho, pero la idea es retomar ese plan, porque es una de las metas que tenemos como familia”, dijo Susana Harley, hermana de la víctima.

María Fernanda, mamá de una niña de 10 años y de un chiquito de 3 añitos, falleció la noche del sábado 16 de mayo, ese día la bala perdida la hirió cuando estaba por entrar a su casa en barrio Cuba, en el sur de San José.

La construcción de la casita iba a iniciar el lunes 17 de mayo, pero todo se detuvo a raíz del trágico hecho y ahora los hermanos son quienes tienen la meta de lograrlo.

Dos golpes a la familia

Susana contó que la muerte de su hermana no fue el único golpe que recibió la familia, pues poco tiempo después su mamá también falleció.

“Sobrellevar esto ha sido muy duro, sobre todo porque 21 días después del fallecimiento de mi hermana murió mi mamá. Aunque mi mamá estaba muy enfermita, lo que realmente le ganó fue la depresión.

“Vieras que difícil era escucharla a ella llamando a mi hermana, era algo que le destrozaría el corazón a cualquiera”, contó.

Los hijos de María Fernanda también han sufrido mucho por su ausencia, especialmente la mayor, quien tuvo que celebrar su cumpleaños y el Día de la Madre sin ella.

“Gracias a Dios mis papás siempre han sido personas de mucha fe, entonces nos han hablado mucho de Dios, y nosotros de esa misma forma le hemos hablado a ella. Por eso ella relaciona lo que pasó con que Dios llamó a su mamá y ahora está en el cielo, pero sí ha sido difícil, sobre todo el Día de la Madre, que le hizo una carta muy bonita”, contó Susana.

Piden justicia

Días después del homicidio de María Fernanda, un joven apellidado Montiel Brown, de 20 años, fue detenido como sospechoso del hecho.

Según el OIJ, ese día Montiel sacó una pistola y disparó a lo loco para tratar de defender a un conocido que estaba discutiendo con otro hombre en una acera. Una de sus balas fue la que hirió a María Fernanda en la espalda.

Ante una consulta de La Teja, la Fiscalía Adjunta del I Circuito Judicial de San José, informó que Montiel fue acusado por los delitos de homicidio, receptación y portación ilegal de arma permitida, ahora solo falta que un juez defina si el caso es elevado a juicio.

“No solo nosotros pedimos justicia para ella, son muchos, porque él perjudicó a dos niños, a los que dejó sin mamá, y ahora tendrán que crecer sin ella”, dijo Susana.