Rocío Sandí.18 julio
Carlos construyó la casita hace unos dos años: Foto: Cortesía de Carlos Navarro.
Carlos construyó la casita hace unos dos años: Foto: Cortesía de Carlos Navarro.

El policía Carlos Navarro, su esposa Princes López y sus dos hijas –Nahomy, de cuatro años, y Mya, de uno– se aferran a la esperanza y a la buena voluntad de las personas que les están ayudando a reconstruir sus vidas.

Ellos lo perdieron todo en un incendio ocurrido este miércoles a eso de la 1 de la madrugada en Abrojo de Corredores, en Puntarenas.

El oficial contó que ellos no estaban en la casa cuando esta ardió.

“Estábamos donde mis papás, cerca de donde está la casa de nosotros. Unos vecinos llegaron a avisarnos que había un incendio y nos fuimos corriendo, pero cuando llegamos ya todo estaba en llamas y no pudimos sacar nada", contó.

Nahomy está muy dolida porque perdió todas sus cositas. Foto: Cortesía de Carlos Navarro.
Nahomy está muy dolida porque perdió todas sus cositas. Foto: Cortesía de Carlos Navarro.

“Fue sorprendente ver cómo en cuestión de diez minutos el fuego quemó todo lo que mi familia y yo hemos construido durante años, el impacto psicológico fue muy fuerte”, dijo el oficial.

Durante el miércoles la pareja y algunos conocidos buscaron entre los escombros para ver si había algo rescatable, pero no encontraron casi nada.

“Teníamos un microondas en una esquina de la casa que no se quemó, unos cuantos de los juguetes de mi hijas se salvaron, de ahí en fuera todo se quemó: la ropa, los muebles, los electrodomésticos, la comida, nos quedamos solo con lo que andábamos puesto”, añadió.

“Mi esposa y mi hija mayor están muy afectadas también, Nahomy no entiende bien aún por qué la casa se quemó y llora porque se le quemaron sus cosas, hasta los uniformes del materno”, añadió el policía.

Las camas, los muebles, los colchones, la ropa, todo lo perdieron: Foto: Cortesía de Carlos Navarro.
Las camas, los muebles, los colchones, la ropa, todo lo perdieron: Foto: Cortesía de Carlos Navarro.
Vecina les tendió la mano

Navarro contó que una vecina les hizo un espacio en un cuarto para que pasaran la noche del miércoles.

“Ella se ha portado muy bien con nosotros, mis compañeros de la delegación de Ciudad Neily también, ellos están recogiendo ayudas para nosotros y mis jefes me permitieron sacar vacaciones para ver cómo nos acomodamos en estos momentos tan difíciles.

“Tenemos que empezar por ver de dónde sacamos ropa, zapatos y todo lo básico. Voy a ir al IMAS para ver si nos pueden dar ayuda", contó.

El uniformado espera reconstruir su casita, pero sabe que deberá tener paciencia.

El oficial espera poco a poco ir reconstruyendo la vivienda. Foto: Cortesía de Carlos Navarro.
El oficial espera poco a poco ir reconstruyendo la vivienda. Foto: Cortesía de Carlos Navarro.

“Yo hice un préstamo para poder construir esa casa y ahora me toca seguir pagando el préstamo aunque ya prácticamente no tengamos dónde vivir. Espero ir poco a poco reconstruyéndola con lo que me vaya llegando”, narró.

Este jueves un equipo de Ingeniería de Bomberos viajó a la zona sur para hacer una inspección en la vivienda y determinar qué fue lo que causó el incendio. Con las revisiones que han hecho parece que el fuego se inició por un cortocircuito.

Si usted quiere ayudar a esta familia puede llamar a Carlos al teléfono 8391-7042 o depositarle dinero a la cuenta 16111026120819495, del Banco Popular, o la 15202001221980756, del Banco de Costa Rica y a nombre de Princes.

Datos del Cuerpo de Bomberos indican que los cortocircuitos son la principal causa de los incendios investigados en el país. En un informe sobre las emergencias atendidas durante el 2018 los rescatistas detallaron que 27 de cada 100 incendios iniciaron por esa causa; hay que dejar claro que ellos no investigan todos los incendios, para definir cuáles investigan, toman en cuenta las pérdidas económicas de cada caso y si el fuego dejó o no víctimas.