Francisco Barrantes.15 marzo

Una familia de Rincón de Cacao, en Tambor de Alajuela, perdió el sueño desde el lunes anterior ya que en la cochera de su casa mataron a un vecino identificado como Carlos Josué Oconitrillo Ríos, de 24 años.

El ataque ocurrió en el hogar de los esposos Esteban Navarro e Isabel Arce, esta última es hija de doña Rocío, dueña de la pulpería El Mango, que está a la par de la vivienda donde ocurrió el ataque mortal.

Doña Rocío comentó que no han tenido pesadillas, pero es porque casi no pueden dormir, incluso han recurrido a tranquilizantes porque la ansiedad de pensar en ese momento les roba la paz.

“Todas las noches nos tomamos un té de tilo para poder descansar un poco”, expresó la dueña del abastecedor.

La serenidad también le fue robada a esta familia porque ahora la vivienda es un punto de referencia para los lugareños, no hay persona que pase al frente y no se le quede viendo.

“La gente pasa señalando, se quedan viendo hacia adentro de la casa y la verdad si nos sentimos mal”, expresó la señora con justa razón porque ellos no tuvieron responsabilidad alguna del homicidio que ocurrió en sus narices.

El crimen ocurrió en esta cochera, junto a la pulpería El Mango en Rincón de Cacao. Foto: Francisco Barrantes
El crimen ocurrió en esta cochera, junto a la pulpería El Mango en Rincón de Cacao. Foto: Francisco Barrantes

Además, si ven que un carro se para frente a la casa es inevitable que sientan miedo de que se vuelva armar un pleito que termine en otra desgracia.

“Esto nos asusta, sobre todo porque los involucrados son vecinos”, expresó la mujer.

Además, mencionó que la noche del ataque ella corrió hacia la sala de la vivienda en la que vive su hija y el esposo porque las casas tienen conexión por los patios, ella solo pudo abrazar a su hija y rogó para que el problema terminara lo antes posible.

Doña Rocío dijo que su nieta de 8 años estaba en el cuarto, pero cuando escuchó el balazo la menor salió corriendo y gritaba el nombre de los papás, estaba muy asustada porque pensaba que les habían hecho daño.

“En esta zona se han escuchado balazos en otras ocasiones y ella (la nieta) reconoce el sonido”, mencionó doña Rocío.

De hecho, esa bala pegó en la pared del cuarto en el que ella estaba, pero fue frenada por el cemento.

“Nos dio miedo el balazo, porque ahora matan a uno y también a un montón de gente”, Rocío, afectada.
El ataque ocurrió el lunes en la noche. Foto: Francisco Barrantes, archivo GN
El ataque ocurrió el lunes en la noche. Foto: Francisco Barrantes, archivo GN

La familia tiene unos diez años de vivir en la zona y jamás imaginaron atravesar una situación de estas.

“Cuando los muchachos del OIJ vinieron, cerraron la parte de la cochera y ahí estuvieron trabajando. Uno de ellos nos dijo que si necesitábamos algún tipo de ayuda les dijéramos, pero hasta el momento no necesitamos psicólogos”, concluyó la señora.

Las autoridades judiciales detuvieron a un hombre de apellidos Guevara Monge como responsable de disparar y acabar con la vida de Oconitrillo. Los investigadores señalaban que el ataque se debió a problemas personales y no dieron detalles.

Guevara iba en un carro y era perseguido por Oconitrillo que iba en otro junto con otros dos hombres. En apariencia, el ahora detenido buscó refugio en la vivienda de la familia Navarro Arce y fue allí donde disparó y asesinó a Carlos Josué.

De acuerdo con las estadísticas del OIJ, en lo que llevamos de este año han ocurrido 11 homicidios en Alajuela, esta es la tercera provincia más violenta del país.