Sucesos

Familia tiene 12 días desaparecida y sus allegados piden ayuda para encontrarla

Elizabeth Mayorga, Juan Rafael Montoya y el hijo de ellos fueron vistos por última vez el 20 de noviembre

Los familiares de Elizabeth Mayorga Montes, de 27 años, y de su hijo Eldrik Montoya Mayorga, de 10 meses, están desesperados porque no saben nada de ellos desde el 20 de noviembre.

Madre e hijo desaparecieron junto con el nicaragüense Juan Rafael Montoya Blandón, de 33 años, quien es la pareja de la mujer y el papá del niño.

Lisbeth Mayorga, hermana de Elizabeth, puso la denuncia en el OIJ el jueves 25 de noviembre, luego de tratar de comunicarse por todos los medios con su pariente.

La familia vive en Palmitos de Naranjo, Alajuela, y los hermanos de Elizabeth en Juanito Mora de Barranca, en Puntarenas, pero pese a vivir a varios kilómetros de distancia, siempre mantienen una buena comunicación.

“Ella es mi hermana mayor, siempre hemos sido muy unidas, todos los días hablábamos por teléfono. Nuestra mamá murió hace siete meses y Elizabeth entró en depresión, me decía que le hacía mucha falta, entonces con mucha mayor frecuencia hablábamos, además médicamente la estaban tratando.

“Le he mandado mensajes y no los contesta, solo me sale que han sido entregados, pero no vistos. Lo extraño es que la última conexión a WhatsApp fue este sábado 27 de noviembre a las 4 de la tarde y esto me pone a pensar más, me pregunto: ‘¿Cómo si se conectó no me escribió, si siempre lo hacía?’”, expresó Lisbeth.

Ella teme que les hayan hecho algún daño o los hayan obligado a salir del país.

“Lo que queremos es que ella se comunique y saber que está bien junto con el bebé. Ella se fue a vivir a Zarcero por trabajo hace dos años y fue cuando conoció a Juan Rafael, pero no sabemos cómo es la relación entre ellos. Mi otro hermano y yo solo la visitamos dos veces en donde vivían.

“Le pido a mi hermana que regrese a nuestra casa, ella y el bebé me hacen mucha falta”, dijo llorando su pariente.

No recogió el último sueldo

Juan Rafael laboraba en una quesería; sin embargo, dejó de ir a trabajar e incluso no recogió el último salario ni tampoco el aguinaldo.

En apariencia, la última vez que trabajó fue precisamente la mañana del sábado 20 de noviembre.

Henry Lumbi, encargado del área en el que trabajaba el nicaragüense, fue una de las últimas personas que lo vio, recordó que le dijo que iría a desayunar, se fue y nunca más regresó.

En la casa dejaron todas las pertenencias de valor, como el menaje, entonces los allegados tuvieron que ir a recoger todo.

Si usted conoce el paradero de esta familia llame al 800-8000-645, la línea confidencial del OIJ.

Alejandra Portuguez Morales

Alejandra Portuguez Morales

Bachillerato en Periodismo en la Universidad Internacional de las Américas y licenciada en Comunicación de Mercadeo en la UAM. Con experiencia en temas de sucesos y judiciales.