Por: Rocío Sandí.   23 septiembre

Los familiares del fiscal Hans De la O Solís, quien fue asesinado a balazos en su casa, dicen sentirse decepcionados de que la Fiscalía solicitara la desestimación del caso, ya que tenían la fe de que las autoridades encontraron al culpable del crimen y lo hundieran en la cárcel.

El Ministerio Público informó por medio de un correo electrónico que luego de casi dos años de investigación no lograron dar con la persona que mandó a matar al funcionario judicial.

El funcionario judicial fue asesinado de cuatro balazos mientras guardaba su carro en la casa. Foto: Alonso Tenorio.

Una familiar de Hans, quien prefirió no decir el nombre, dice que ahora no queda mas que seguir adelante, sabiendo que el responsable de acabar con la vida de su ser querido seguirá libre.

“Él entrego su vida a la justicia y la justicia le falló a él, ya nada nos puede devolver a Hans, pero al menos yo mantenía la esperanza de que se iba a hacer justicia por el homicidio de él.

“Hoy (lunes) me enteré de eso (la desestimación) y no voy a decir que me sorprendí porque ya en este país uno ha visto muchas cosas, pero esto me deja una sensación de que uno está desprotegido, no queda más que pedirle a Dios que lo proteja a uno siempre”, agregó la mujer.

La Fiscalía detalló que la petición de dejar de investigar el crimen es una forma de poder retomar la investigación en cualquier momento.

“Fue valorada por el Juzgado Penal (petición de cerrar investigación), órgano que acogió la petición el 21 de agosto anterior. Es importante recordar que la desestimación es un tipo de resolución que permite la reapertura de un expediente, en caso de que ingrese nueva prueba que ayude a esclarecer los hechos”, explicaron vía correo electrónico.

Hans De la O Solís tenía 49 años y vivía con la mamá. Foto: Cortesía para LT.
Problema pasional

El homicidio del fiscal ocurrió el 22 de noviembre del 2017, en el barrio El Jardín de Calle Fallas, Desamparados.

Ese día, De la O llegó a su casa pasadas las 11:40 p.m. y mientras guardaba el carro recibió cuatro balazos, unos en la cara y otros en el pecho. Él murió horas después en el Hospital San Juan de Dios.

Tres meses después del crimen, el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) informó en una conferencia de prensa que en las averiguaciones descubrieron que la motivación del crimen fue pasional y que no tuvo nada que ver su trabajo como fiscal.

En esa ocasión, Wálter Espinoza, director del OIJ, detalló que los gatilleros que acabaron con la vida del funcionario judicial serían Anthony Jesús Fernández Alvarado, de 20 años y Jorge David Barrantes Solano, de 22, quienes murieron en un accidente de tránsito ocurrido en la rotonda de las Garantías Sociales, horas después de que presuntamente cometieran el homicidio.

Espinoza contó que ellos habrían actuado como sicarios, luego de que un tercero los contratara; sin embargo, la Fiscalía asegura que no pudieron averiguar quién fue esa persona que pagó para matar a De la O.

“Él fue un ser humano increíble, para mí siempre fue un ejemplo y es injusto que su muerte quede impune”, familiar del fiscal.
Los dos hombres que habrían matado al fiscal murieron horas después del crimen en un accidente de tránsito. Foto: Alonso Tenorio.