Keyna Calderón.13 junio

Los familiares del agricultor Santos Navarro Picado están dolidos porque las autoridades dejaron libre al hombre que consideran como el principal sospechoso de arrebatarle la vida a su ser querido.

Ellos, al igual que la Fiscalía de Cartago, señalan como responsable a un nicaragüense de apellidos Pulido López.

A Pulido le hicieron una audiencia este miércoles, pues lo acusan de un delito de homicidio simple.

El Ministerio Público pidió que le impusieran prisión preventiva, sin embargo, el Juzgado Penal rechazó la petición y ordenó la libertad del hombre, al parecer, por falta de pruebas.

“La Fiscalía apeló la resolución y se encuentra a la espera de que se señale una nueva audiencia, en la que el Ministerio Público reiterará la petición de prisión preventiva”, dijeron en la oficina de prensa del Ministerio Público.

Los familiares de Santos salieron de los Tribunales de Cartago decepcionados de no encontrar justicia por el homicidio de su ser querido. Foto: Keyna Calderón
Los familiares de Santos salieron de los Tribunales de Cartago decepcionados de no encontrar justicia por el homicidio de su ser querido. Foto: Keyna Calderón

Santos fue atacado el miércoles 24 de abril anterior en la casa que vivía, en el Tablón de Tobosi, Cartago.

Ese día una familiar que llegó a la casa lo encontró inconsciente y muy golpeado, por lo que lo llevó al hospital Max Peralta, de la misma provincia. Lamentablemente Santos no resistió y falleció al día siguiente en ese centro médico.

Dunnia Navarro, hermana del fallecido contó que a su pariente le robaron ¢1.800.000 que tenía por las ventas de hortalizas.

“Hay audios donde él (Pulido) cuenta cómo asesinó a mi hermano, con unas expresiones llenas de frialdad y donde decía que él no lo iba a dejar con vida porque después se vengaba de la familia de él (sospechoso)”, expresó la hermana.

2 meses han pasado desde el homicidio y no hay detenidos
Santos Navarro Picado,tenía 59 años, se dedicó a la agricultura y no tenía problemas con nadie. Foto: Keyna Calderón
Santos Navarro Picado,tenía 59 años, se dedicó a la agricultura y no tenía problemas con nadie. Foto: Keyna Calderón
Le tendió la mano

Dunia recordó que su hermano conoció a Pulido porque él llegó pidiendo trabajo a la comunidad, pero luego se fue para su tierra natal.

“Unos quince días antes de la muerte de mi hermano, este hombre (el sospechoso) regresó al país con otros dos sujetos, llegó directamente a la casa de mi hermano diciéndole que traían frío, hambre y que no tenían donde quedarse, mi hermano con su buen corazón les facilitó una casa que era la de mi papá”, recordó.

“Les dio de comer y hasta les prestó una plantilla eléctrica, pero a los otros dos hombres les salió un trabajo y se fueron y hasta la plantilla se llevaron”, manifestó.

Pulido fue el único que se quedó y Santos le dio trabajo, pero al tercer día de estar con él fue cuando lo atacaron.

“Nos enteramos del homicidio porque él mismo (sospechoso) llamó a un primo mío diciéndole que los habían raptado, a mi hermano y a él, que a él lo dejaron amordazado y amarrado a un árbol en un cafetal; pero mi primo le preguntó que entonces cómo hizo para llamar y le respondió que se devolvieron a soltarlo”, indicó la mujer.

Osvaldo Navarro, hermano de la víctima también lamentó las decisiones de las autoridades del país y dijo que creía en la justicia terrenal.

“Estoy asustado con esto, nos vacilaron, le dieron prioridad a una persona que cometió un homicidio y se burlaron de nuestra familia, es doble el dolor”, Osvaldo Navarro, hermano del fallecido.