Por: Adrían Galeano Calvo.  10 julio
El triple homicidio sucedió dentro del complejo
El triple homicidio sucedió dentro del complejo "Uno más uno", en Envaco. Foto Raúl Cascante/Archivo

Ver su foto en redes sociales, periódicos y en la tele motivó a entregarse al sospechoso principal de asesinar a un chino a y sus dos hijos la semana pasada en Envaco de Limón.

Se trata de un sujeto identificado por las autoridades judiciales como Leonel Francisco Rivas Duncan, de 31 años y quien a eso de las 9 a.m. de este martes llegó a la delegación del OIJ de Limón para que lo arrestaran.

Poco después fue puesto a las órdenes de la Fiscalía de Limón.

Además de confirmar la captura del sospechoso Marisel Rodríguez, vocera del OIJ, indicó que recibieron mucha ayuda de la ciudadanía, lo cual permitió prácticamente acorralar a Rivas.

“Gracias a la ciudadanía que nos brindó estas informaciones se verifica y se determinan los posibles lugares donde este sujeto podía estar. La Policía le estaba dando seguimiento”, indicó Rodríguez.

El OIJ compartió la foto de Rivas un día después del asesinato de los tres hombres y en cuestión de minutos ya andaba circulando por todo lado.

Esta es la fotografía que el OIJ hizo pública la semana pasada. Foto OIJ.
Esta es la fotografía que el OIJ hizo pública la semana pasada. Foto OIJ.

A Rivas se le vincula con los homicidios de Róger Gouting Feng, de 54 años y sus dos hijos, identificados como Youcong Esteban Feng Leang y Youwei Feng Leang, de 20 y 19 años, respectivamente.

Fueron asesinados la noche del domingo 1 de julio.

Los asesinatos ocurrieron dentro del complejo turístico propiedad de Roger y de nombre “Uno más nno”, en Envaco de Limón. El OIJ reveló que el sospechoso estuvo hospedado en una de las cabinas de ese complejo desde el sábado de 30 junio.

De acuerdo con la versión que maneja el OIJ, la noche del 1 de julio Rivas asesinó de varias puñaladas a Roger, luego mató de una puñalada en el cuello a Youcong Esteban y finalmente ingresó a la vivienda para asesinar al joven Youwei.

Luego de matarlos empezó a recoger los objetos de valor que había. Los echó dentro de una canasta plástica que puso sobre la barra de una bicicleta que iba a usar para escapar.

Sin embargo, un grupo de vecinos que lo vio le echó a perder el plan, así que Rivas dejó botadas la bicicleta y la canasta y huyó con las manos vacías.

Rivas no es ningún desconocido para las autoridades porque cuenta con antecedentes por narcotrafico y robo agravado.