Alejandra Portuguez Morales.25 octubre

Jeffrey Vargas Ortiz, de 30 años, es un mensajero que está desaparecido desde el martes 20 de octubre.

La esposa de él tiene ocho meses de embarazo y por eso ella y los demás parientes están desesperados, porque Vargas es muy apegado a su familia y nunca sale sin decir dónde estará.

Jeffrey Vargas Ortiz, de 30 años, es mensajero y su esposa está embarazada. Foto: Cortesía Jason Vargas para LT
Jeffrey Vargas Ortiz, de 30 años, es mensajero y su esposa está embarazada. Foto: Cortesía Jason Vargas para LT

Incluso, el martes que fue visto por última vez, estuvo en la casa junto a su mamá, almorzó y dijo que le había salido una “chamba” en calle Mesén, en San Diego de La Unión.

Jason Vargas, hermano de Jeffrey, dijo que al ver que no regresaba, lo comenzaron a llamar y nunca hubo respuesta, lo buscaron y no lo han encontrado.

Esta es la moto que usaba Jeffrey. Foto: Cortesía Jason Vargas para LT
Esta es la moto que usaba Jeffrey. Foto: Cortesía Jason Vargas para LT

El rastreo lo están haciendo varios mensajeros amigos de Vargas, junto con los familiares de él.

“El mismo martes en la noche salimos a buscarlo y toda la semana fue igual, pero no encontramos ningún rastro", explicó el hermano.

Este domingo 25 de octubre, nuevamente salieron a buscarlo y un señor que cuida una finca en calle Mesén, les dijo que encontraron una pieza plástica que parecía de la moto.

“Cerca de la finca pasa un río y varias personas fuimos a rastrear y encontramos otras piezas, así como una bota de él y un pedazo de bolso. El finquero nos dijo que un indigente encontró la moto en el río, la sacó y la vendió en un chatarrera que queda cerca”, detalló el hermano.

Los familiares encontraron pertenencias de Jeffrey y piden ayuda encontrarlo. Foto: Cortesía Jason Vargas para LT
Los familiares encontraron pertenencias de Jeffrey y piden ayuda encontrarlo. Foto: Cortesía Jason Vargas para LT

Agregó que llamaron al OIJ y decomisaron las piezas, también fueron a la chatarrera donde encontraron las dos llantas, el motor con el número de serie limado, la manivela y el asiento.

“El asiento lo reconocí porque mi hermano y yo lo tapizamos, ellos decomisaron todo, pero mi hermano sigue sin aparecer”, contó el familiar.

Ellos piden ayuda para encontrarlo, aseguran que a su ser querido no le conocen problemas, pero temen por su vida.

Si usted lo ha visto o sabe dónde esta llame al 800-8000-645, la línea confidencial del OIJ.