Adrían Galeano Calvo.11 diciembre, 2019
González era un reconocido ganadero de Guanacaste, pero en apariencia también era muy conocido en el mundo de las drogas. Foto del OIJ
González era un reconocido ganadero de Guanacaste, pero en apariencia también era muy conocido en el mundo de las drogas. Foto del OIJ

Un supuesto narco de apellido González y más conocido como Chiricano, le dejó ¢121 millones al Instituto Costarricense sobre Drogas (ICD) por varias jupas, pero de ganado.

Chiricano fue detenido por el OIJ el pasado miércoles 4 de diciembre como sospechoso de liderar un grupo narco en Guanacaste y al mismo tiempo le decomisaron los 266 animalotes.

La venta de las reses se llevó a cabo este martes en una subasta ganadera de Cañas.

Guillermo Araya, director del ICD, comentó que la subasta se realizó en un tiempo récord, pues habían muchos ganaderos interesados en dejarse los animales, que estaban bien pochotones.

“Esta subasta se realizó en un tiempo récord de menos de cuatro días y generó un ingreso de más de ¢100 millones a las arcas del Estado”, dijo Guillermo Araya, director del ICD.

“Todo se desarrolló en un tiempo récord de menos de cuatro días hábiles. Esto fue muy importante porque estos bienes (cabezas de ganado) tienen un alto costo de manutención y seguridad, por lo que hacer la transferencia para recibir el dinero es de suma importancia”, indicó.

La subasta fue todo un llenazo. Foto ICD.
La subasta fue todo un llenazo. Foto ICD.
Torazo

Araya señaló que entre el ganado había 30 toros de monta y uno de ellos, llamado el Polvorón, fue el más cotizado por ser muy conocido en el ámbito taurino de la zona.

Según el director del ICD, el animalón fue subastado en ¢6 millones, sin embargo, no se dieron a conocer mayores detalles de quién es su nuevo dueño.

En cuanto a la millonada, las autoridades indicaron que el 60% del dinero será destinado a programas preventivos del consumo de drogas y la mitad de ese porcentaje sería administrado por el Instituto sobre Alcoholismo y Farmacodependencia (Iafa).

Un 30% será utilizado para fortalecer a los cuerpos policiales que combaten el narcotráfico y el 10% restante será usado para el aseguramiento y el mantenimiento que el ICD debe darle a los bienes que han sido decomisados en otros casos.