Alejandra Portuguez Morales.9 abril, 2018
Los 40 bomberos salieron hacia Nicaragua, pero en el camino los devolvieron. Foto: Cortesía Bomberos de Costa Rica
Los 40 bomberos salieron hacia Nicaragua, pero en el camino los devolvieron. Foto: Cortesía Bomberos de Costa Rica

Nicaragua cumple este martes una semana de batallar con un incendio forestal que consume la reserva biológica Río Indio-Maíz, lugar que esta a 22 kilómetros de la frontera con Costa Rica.

Ante esta lamentable situación, Costa Rica ofreció 40 bomberos especializados en control y apague de incendios forestales. Los expertos salieron este lunes desde las 6 a. m. hacia la frontera norte, pero cuando iban de camino los devolvieron porque el hermano país rechazó la ayuda.

"A eso de las 11 a.m. se nos comunica que el gobierno de Nicaragua nos agradece la colaboración, pero que ellos ya decidieron meter soldados de su ejercito para reforzar los trabajos y apagar el fuego. Nosotros tenemos que ser respetuosos con la soberanía y decisiones de ellos, pero si quedan sentimientos encontrados", dijo Hector Chaves, director del Cuerpo de Bomberos de Costa Rica.

Las llamas no se han pasado al lado tico, sin embargo, los habitantes de las poblaciones como Los Chiles, Pavón y La Vega, en la zona norte, han reportado afectación por la gran cantidad de humo.

El Viceministro de Gobernación de Nicaragua, Luis Cañas, agradeció la ayuda brindada y afirmó que pueden controlar la situación con el personal que tienen.

3585 hectáreas de tierra ha sido consumida por las llamas.

Aseguran que tienen unos 800 soldados del ejército trabajando en el lugar y además otros 150 voluntarios de comunidades vecinas.

El incendio lleva una semana. Foto: Cortesía Ejercito de Nicaragua
El incendio lleva una semana. Foto: Cortesía Ejercito de Nicaragua
Pidieron ayuda a otros países

Rogelio Flores, jefe de Defensa Civil, dijo en conferencia de prensa que sí pidieron ayuda a la Fuerza Aérea de Honduras, Panamá y México, hasta el momento solo este último país ha respondido la solicitud y les mandó un helicóptero tanquero, además esperan un segundo de la Marina de México.

Las autoridades del país vecino tuvieron que evacuar a dos familias afectadas por el humo y calor, ellos fueron llevados a San Juan de Nicaragua.

Flores mencionó que esta reserva es una área muy seca y que luego del huracán Otto les quedó mucha cantidad de troncos y palmas, situación que ayudó para que las llamas avanzaran con mucha fuerza.

Agregó que la velocidad del viento anda en unos 60 kilómetros por hora y esto ha ayudado a que el fuego se propague rápidamente. Todavía se desconoce la cantidad fauna afectada.

800 miembros del ejército batallan contra las llamas. Foto: Cortesía Ejército de Nicaragua
800 miembros del ejército batallan contra las llamas. Foto: Cortesía Ejército de Nicaragua
Comenzó por una quema

Amaru Ruiz, presidente de la Fundación Río Indio-Maíz, confirmó a La Teja que las llamas e comenzaron por la quema agrícola de un productor de la comunidad Siempre Viva, que pretendía sembrar pasto.

"Esta es una área protegida y desde hace cinco años venimos denunciando la problemática de las quemas, así como la vulnerabilidad de la zona después del huracán Otto por los troncos y palma en la zona", expresó Ruiz.

El nicaragüense mencionó que coordinan llevar combustible y otras ayudas hacia San Juan de Nicaragua, la comunidad más cercana donde está la emergencia.

Las llamas comenzaron por una quema para luego sembrar pasto. Foto: Cortesía Ejército de Nicaragua
Las llamas comenzaron por una quema para luego sembrar pasto. Foto: Cortesía Ejército de Nicaragua
Rezan para que llueva

Ruiz aseguró que el año anterior hubo un incendio en la reserva pero este fue controlado por la lluvia, este año no han contado con la misma suerte.

"Al tercer día del incendio el Gobierno de Nicaragua declaró alerta amarilla gracias a la insistencia de nuestras organizaciones y las comunidades locales", expresó Ruiz.

Las brigadas nicaragüenses han llegado por tierra y por medio del lago Nicaragua, ellos aseguran que es un lugar de muy difícil acceso.

Rosario Murillo, vicepresidenta de Nicaragua, dijo que tienen 800 miembros del ejército, medios aéreos y navales para controlar las llamas.

"Agradecemos de manera especial la llegada del helicóptero mexicano con capacidad de carga de 450 galones de agua y equipado, además de la tripulación de cuatro personas. Estamos haciendo gestiones desde el jueves para buscar la cooperación más necesaria y efectiva para este tipo de situaciones", dijo la vicepresidenta al canal 4 de Nicaragua.

También agradeció a bomberos de Costa Rica, pero dijo que lo realmente necesario es la ayuda aérea