Adrían Galeano Calvo.25 julio
El OIJ dijo que de momento no hay relación directa entre ambos hechos. Foto OIJ.
El OIJ dijo que de momento no hay relación directa entre ambos hechos. Foto OIJ.

En menos de 24 horas la playa Piñuelas en Osa, Puntarenas, se convirtió en el escenario de dos actos delictivos.

El primero ocurrió este viernes 24 de julio con la detención de seis sujetos que tenían en u poder un cargamento de cocaína, y el segundo sucedió este sábado 25 de julio, cuando se descubrió el homicidio de José David Padilla Zúñiga, de 36 años.

La Policía Judicial señaló que hasta el momento no existe una relación directa entre ambos hechos, sin embargo aún no se descarta nada, sobre todo porque el cuerpo de Padilla estaba a escasos cincuenta metros de donde se dieron las detenciones un día antes.

Según la oficina de prensa del OIJ, el cadáver fue encontrado por un funcionario del Sistema Nacional de Áreas de Conservación (SINAC) en las primeras horas de este sábado.

“El cuerpo estaba en playa Piñuelas, en un sector muy pedregoso. El hallazgo fue realizado por un funcionario del Sinac durante uno de los recorridos, pues ese sector es parte del Parque Nacional Marino Ballena”, detalló la Policía Judicial.

La Policía Judicial informó que lograron identificar a Padilla debido a que entre su ropa encontraron un documento de identidad. Además, trascendió que el mar habría arrastrado el cuerpo hasta la playa.

Los investigadores señalaron que en la cabeza tenía una herida que, aparentemente, fue provocado por un balazo, pero aún están a la espera de la autopsia para saber si el cuerpo presenta otras lesiones.

En cuanto al caso de los seis detenidos por tráfico de drogas, el OIJ detalló este sábado que los hombres tenían en su poder 30 bultos que contenían un total de 885 paquetes de cocaína, que sumaban un peso de más de una tonelada.

Los detenidos son seis costarricenses de apellidos Corella Villalobos de 34 años; Monge Trejos de 25; Díaz Castro de 39: Navarro Garro de 44; Jiménez Morales de 27 y Sánchez Cascante de 32, y un colombiano apellidado Calderón Bejarano de 33