Por: Adrían Galeano Calvo.   20 octubre
El helicóptero ya había sufrido un accidente en el 2010 en Limón. Foto cortesía.

El helicóptero de la empresa Aerodiva (matricula TI-AZM) lamentablemente no volverá a volar más.

Esto se debe a que la aeronave no podrá ser sacada de la montaña en la que se accidentó el pasado viernes en Talamanca, Limón, por lo que atrás quedaron los 16 años de utilizar la aeronave en acciones de rescate y realizar ayuda humanitaria.

Carlos Vargas, dueño de la empresa Aerodiva, explicó que su helicóptero era el único en el país con la capacidad de extraer a otros “pájaros” caídos, por lo que no existe en Tiquicia otra aeronave que lo pueda sacar de ahí.

“No hay forma alguna de poder extraerlo armado o por lo menos en partes, ya que es muy complicado hacer una maniobra de carga. Hasta que no tengamos un helicóptero similar no lo vamos a poder sacar”, detalló Vargas.

Vargas dijo que están a la espera del resultado de la investigación de Aviación Civil y de lo que determine la aseguradora, pero adelantó que el panorama no pinta nada bien.

“A mi criterio esta aeronave no creo que vaya a operar de nuevo”, lamentó.

La aeronave era reconocida por la ayuda que brindó en medio de desastres naturales. Foto Alonso Tenorio
“Desde arriba se ven los palos quebrados y la aeronave metida en la montaña, pero no puedo decir qué vamos a hacer con ella”, dijo Carlos Vargas, dueño de Aerodiva.

En cuanto a los dos ocupantes del helicóptero, Tony Monge y Cristian Goncalves, don Carlos dijo que ambos se encuentran bien. Ellos fueron rescatados este sábado len horas de la mañana, luego de pasar la noche en la casa de unos indígenas, ubicada a tan solo 500 metros de donde ocurrió el accidente.

Muchos recuerdos

Don Carlos dijo que más allá de lo económico, la pérdida del helicóptero es un golpe muy duro para él por los buenos recuerdos que le dejó.

Esta aeronave fue la primera en ayudar a los afectados por el terremoto de Cinchona del 2009. Además brindó se utilizó en varias emergencias naturales y también destacó por los vuelos que hacía para ayudar a indígenas heridos.

Aunque esta situación lo tiene muy triste, don Carlos dijo que no van a dar ni un paso a atrás y adelantó que van a agarrar más fuerzas para seguir ayudando al país.

“Aerodiva se ha dedicado a atender emergencias y a tenderle la mano a todo el que lo necesitara, por eso les digo que la empresa volverá a dar el servicio, de momento, con un helicóptero más pequeño, pero yo no voy a dejar abandonadas todas estas causas”, dijo Vargas.