Eduardo Salazar Montero fue murió al defender a una pasajera en un atraco

Por: Rocío Sandí 21 mayo

Jéssica Salazar Montero recuerda con lágrimas el gran hombre que fue su papá y asegura que alguien como él no merecía morir tan pronto y menos a manos de unos asaltantes.

La tragedia en la que murió Eduardo Salazar Espinoza, de 53 años, ocurrió este martes 19 de mayo pasadas las 7 de la noche, en Palmitas de Cariari, Pococí.

Eduardo se esforzaba siempre por ser excelente en su trabajo. Foto: Cortesía de Jéssica Salazar.

El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) informó que él era chofer de bus y que estaba haciendo una carrera de Palmitas hacia Cariari, cuando un ladrón que se hizo pasar por pasajero le disparó en la cabeza. En ese momento en el bus viajaba una mujer con sus dos hijos y ellos presenciaron el suceso.

Jéssica dice que la policía entrevistó a la testigo y ella le contó a las autoridades que en el ataque habrían participado entre dos y tres maleantes.

“Lo que dice la señora es que los asaltantes iban en el bus y se esperaron a que se bajaran casi todos los pasajeros para intentar asaltarla, cuando mi papá vio lo que estaba pasando paró el bus, lo entrampó y se enfrentó a los hombres, pero ellos lo mataron”, aseguró Salazar.

La Policía Judicial informó que los sospechosos escaparon sin lograr llevarse nada.

“Mi papá fue un héroe hasta el final, él siempre dio lo mejor, tanto así que se había ganado el cariño de los pasajeros. En varias ocasiones lo cambiaban de ruta y la gente hacía cartas para que lo volvieran a poner donde estaba antes porque les gustaba el servicio que él daba”, comentó Jéssica.

El chofer era muy apegado a su familia. Tenía cinco hijos: cuatro mujeres y un varón. Foto: Cortesía de Jéssica Salazar.
Entregado a sus hijos

La joven contó que sus papás se separaron cuando ella estaba muy pequeña y duró un tiempo ausente, pero luego Dios cambió su corazón.

"Mi papá se dio cuenta de la importancia que tenía que un papá estuviera presente en la vida de sus hijos y cambió. Dios sanó muchas cosas en él y en nosotros y desde entonces nunca más se alejó de nosotros.

“Él era muy alegre y cariñoso, siempre que podía nos escribía a mis cuatro hermanos y a mí para saber cómo estábamos, nos decía que nosotros éramos su corazón y nos pedía que nos cuidáramos mucho”, agregó.

La última vez que Jéssica vio a su papá fue hace una semana cuando ella lo visitó.

"Fui a ver a mi mamá, que vive en Palmitas, esa era la ruta que hacía mi papá. Yo fui a dejarle unos alimentos a ella y vi a papi cuando pasó con el bus; siempre que yo podía salía y le daba por lo menos un fresco mientras él andaba trabajando.

Jéssica dice que su papá siempre le decía cuánto la quería. Foto: Cortesía de Jéssica Salazar.

Eduardo había comprado hace poco una piscina inflable grandecita y tenía planeado usarla para compartir con su familia.

“Yo le estaba ayudando con eso, ayer (martes) anduve viendo un motor que mi papá necesitaba para ponerla, es muy triste saber que los planes que teníamos ya no podrán ser”, dijo con voz quebrantada.

No más dolor

La familia del chofer le pide a las autoridades que aumenten los esfuerzos para combatir la delincuencia para que otras familias no pasen por el mismo dolor que ellos están enfrentando.

"Nosotros no pensamos solo en la muerte de mi papá sino en todas las de las personas inocentes que han perdido la vida a manos de los delincuentes. Nadie merece pasar por un dolor como este.

“Esperamos que pronto la policía encuentre a los hombres que cometieron el ataque y los saquen de las calles, según nos dijeron ya hay pistas sobre dos sospechosos”, añadió.

Los allegados de Eduardo esperan que les entreguen el cuerpo este jueves y por las medidas recomendadas debido al COVID-19 solo podrán velarlo un ratico y con pocas personas, lo harán en una iglesia en el centro de Cariari. Luego el cuerpo será sepultado ahí cerca, le harán una pequeña ceremonia en la que participarán un máximo de 30 personas.

La Policía Judicial detalla en su página web que en lo que va de este año en la provincia de Limón se han registrado 55 homicidios, de los cuales cinco se han dado en el distrito de Cariari, incluyendo el de Salazar.