OIJ detuvo al sospechoso y le decomisó una máscara que habría usado durante las videollamadas

Por: Rocío Sandí 3 abril

Un hombre de apellido Chávez le hizo la vida de cuadritos a una mujer, de 18 años, durante tres meses, ya que al parecer la amenazaba de muerte sino le enviaba fotos y videos íntimos.

El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) informó que el sospechoso, de 22 años, fue detenido este viernes en la mañana en Tibás. La captura la hicieron agentes de la sección de Cibercrimen.

Las autoridades judiciales le achacan los delitos de violación de datos personales, amenazas, coacción y suplantación de identidad, aunque no se precisó cómo y por qué inició sus chantajes y amenazas contra la mujer.

Al hombre le decomisaron una máscara, dos celulares y una computadoras. Foto: OIJ.

La policía detalló que, según la información dada por la joven, ella estuvo recibiendo llamadas y mensajes del sujeto por distintas redes sociales durante tres meses, incluso le hizo videollamadas en las que usó una máscara para que no pudiera identificarlo. En apariencia Chávez usaba perfiles falsos para cometer las fechorías.

La afectada les dijo a los agentes que para que ella no pudiera negarse a mandarle las fotos de carácter sexual el maleante llegó a amenazarla de muerte, diciéndole que si no hacía lo que él quería la subiría a una camioneta donde iba a ser atacada sexualmente y asesinada para luego quemarla y dejar su cuerpo abandonado en una montaña.

Luego de pensarlo mucho, la mujer se decidió a denunciarlo la semana pasada y así acabar con esa pesadilla.

Durante la detención, los agentes allanaron la casa del presunto delincuente y decomisaron la máscara que habría usado durante las videollamadas, dos teléfonos celulares, una computadora portátil y tres armas punzocortantes.

Los equipos electrónicos serán analizados por especialistas en busca de evidencias que permitan comprobar que él fue quien estuvo cometiendo los delitos contra la mujer y para que las autoridades puedan iniciar un proceso penal contra él.

Los agentes dicen que muchas veces las víctimas de este tipo de delitos sienten vergüenza de denunciar, pero lo mejor es que se animen a hacerlo para que los casos no queden impunes. Estos casos pueden ser reportados a la línea confidencial del OIJ 800-8000-645.

3 meses de angustia vivió la víctima