Alejandra Portuguez Morales.11 abril

Un hombre de apellido Amador enfrentará a la justicia por el homicidio de un empleado del ICE de nombre Pedro Eduardo Calvo Olivares, de 47 años.

El debate se llevará a cabo en el Tribunal Penal de Pavas, el lunes 13 y martes 14 de abril.

Aparentemente Amador, junto a otras personas, llegaron a la casa de Calvo, en barrio Nuevo de El Tejar, en Cartago, lo privaron de libertad y luego lo extorsionaron.

Este ataque ocurrió la noche del 3 de diciembre del 2019, y quedó grabado en las cámaras que tenía la casa de la víctima. A Calvo le vendaron los ojos y lo amarraron de sus manos y pies, lo metieron en la cajuela de su propio carro y se lo llevaron hacia Pavas.

Pedro Eduardo Calvo Olivares, de 47 años, fue sacado de su casa a la fuerza y lo mataron para robarle. Foto: OIJ
Pedro Eduardo Calvo Olivares, de 47 años, fue sacado de su casa a la fuerza y lo mataron para robarle. Foto: OIJ

Mediante intimidación y amenazas, Calvo tuvo que dar las claves de sus cuentas bancarias, así que entre el 3 y 4 de diciembre de ese año, los maleantes se apoderaron de más de un millón de colones de la víctima.

Luego le dispararon a Calvo en la cabeza, en el pecho y en el estómago y ya sin vida fueron y lo lanzaron al río Tiribí, en Pavas.

Los restos fueron hallados el 14 de diciembre del 2019 en la Represa Hidroeléctrica de Puente de Mulas, en San Antonio de Belén, en Heredia.

Al cuerpo, que estaba en avanzado estado de descomposición, lo identificaron gracias a la dentadura.

Las autoridades no dieron con los otros sospechosos. Calvo no tenía antecedentes.