Alejandra Portuguez Morales.12 agosto

Un hombre de apellidos Garro Valverde pasará los próximos 15 años encerrado ya que fue declarado culpable de violar a su propia hija.

El sujeto, de 46 años, en apariencia se aprovechó de que la menor tiene problemas mentales, la amenazó con un cuchillo y la metió en una zona montañosa de San Juan de Corralillo, Cartago.

La condena la dictaron el pasado miércoles 17 de julio en los Tribunales de Cartago, pero trascendió hasta este lunes.

Actualmente Garro está en la cárcel de San Sebastián, pues le dictaron seis meses de prisión preventiva mientras la condena queda en firme.

El ataque habría ocurrido el sábado 9 de junio del 2018 a las 6 de la tarde. Los vecinos, al percatarse de la agresión, llamaron a la policía y cuando los uniformados llegaron encontraron al tipo cometiendo el abuso, por lo que de inmediato lo detuvieron.

El Código Penal, en el artículo 157, establece una pena de 12 a 18 años de cárcel por el delito de violación calificada, este último termino significa que el acusado tiene una cercanía de parentesco o relación con la víctima.
La sentencia fue dictada en los Tribunales de Cartago. Foto: Rafael Pacheco
La sentencia fue dictada en los Tribunales de Cartago. Foto: Rafael Pacheco
Otros ataques contra hijas

Actualmente hay otros dos casos pendientes de veredicto, en los que también se acusa a papás de abusar sexualmente a sus hijas.

En los Tribunales de Quepos hay un juicio suspendido luego de que un hombre de apellidos Salas Vargas, de 48 años y acusado de violación contra su hija, se fugara mientras enfrentaba el debate.

El tipo huyó el 22 de julio anterior, ese día debía continuar el juicio.

El pasado 16 de abril, un hombre de apellidos Rivera Redondo, de 58 años, habría fingido que estaba enfermo, por lo que llamó a su hija de 37 para pedirle ayuda.

La mujer llegó a la casa y cuando entró, al parecer, fue amenazada y violada por su papá. Rivera se encuentra descontando cuatro meses de prisión preventiva mientras este caso es elevado a juicio.