Alejandra Portuguez Morales.Hace 5 días

El próximo octubre se cumplirán 22 años de la muerte de Susana Rodríguez, una niña de 5 años que fue arrastrada por una cabeza de agua en el río Costa Rica, en Guápiles.

La chiquita estaba sentada en una piedra y solo quería mojarse sus pies. La tragedia ocurrió en segundos y aunque su papá, Luis Gerardo Rodríguez, intentó salvarla no pudo ganarle a la fuerza de la naturaleza.

La Nación informó sobre la trágica muerte de la pequeña Susana Rodríguez Picado de solo 5 años. Foto: Reproducción
La Nación informó sobre la trágica muerte de la pequeña Susana Rodríguez Picado de solo 5 años. Foto: Reproducción

A este padre se le quiebra la voz al recordar a su hijita menor y aconseja a todos los papás, o encargados de menores de edad, estar siempre ojo al Cristo de los más pequeños todos los días y a cada hora. No se pueden descuidar jamás.

“Estas situaciones no se olvidan, lo que les puedo decir a los papás es que cuiden a sus hijos tanto dentro de sus casas o si visitan las playas, los ríos, en donde sea que estén. Ellos son lo más grande que tenemos y que la vida nos ha dado”.

Comentó que durante la Semana Santa su familia prefiere quedarse en casa.

“No quisiera que ninguna persona pierda a un ser querido”, dijo.

Se despidió de él

Don Luis recordó los últimos momentos con su pequeña. Tiempo después analizó que ella le dijo horas antes de su muerte.

“Fui criado en Guápiles y tengo familia en esa zona, ese día habíamos ido y recuerdo que mi hermano nos dio de almuerzo tilapia y mi hija le dijo ‘tío, regáleme otra (tilapia), porque me quiero ir llena para el cielo’. Sé que Dios ya tenía en sus regazos a mi chiquita”.

Mencionó que nunca le ha gustado pasar por la carretera Braulio Carrillo de noche por lo que aquel día de hace 22 años trató de salir de Guápiles a las 3 p. m.

“Cuando pasaba por el río mi hija me dijo que pasáramos. ‘Papito, yo traigo vestido de baño’, le dije que el cielo estaba oscuro, pero ella me abrazó por detrás y me dijo ‘porfa, porfa, papito’ y dije que estaba bien”.

“Ella estaba sentada en una piedra, recuerdo que le dije a Gabriela (otra hija) que tuviera cuidado, en eso vi que Susana jugaba en un pozo pequeño de agua y más arriba venía la cabeza de agua”.

La pequeña estaba sentada en una piedra del río Costa Rica en Guápiles, solo se quería mojar los pies cuando ocurrió la tragedia. Foto: Reiner Montero
La pequeña estaba sentada en una piedra del río Costa Rica en Guápiles, solo se quería mojar los pies cuando ocurrió la tragedia. Foto: Reiner Montero

Trató de salvarla y la agarró, pero en una piedra se resbaló. “Nos alcanzó la cabeza, nos chupó y tiró en un remolino, nos volvió a chupar y ella se me soltó, a como pude salí a flote y vi cuando mi chiquita se alejaba y con su bracito me iba diciendo adiós. Luego se oscureció y cayó un aguacero, corrí al lado del río, pero ya no vi más a mi chiquita”.

Asegura que durante mucho tiempo ofendió a Dios. “Me arrepentí y le pedí perdón porque nada pasa si no es por la voluntad de Él”.

Don Luis mencionó que su hija cumplía años el 14 de febrero y esa fecha, además de diciembre, siempre lo entristece.

En estos primeros cuatro meses del año han perdido la vida 38 personas en accidentes acuáticos, las autoridades piden tener precaución y no confiarse en la playa, los ríos o piscinas. En el 2018 se ahogaron 129 personas.