Adrían Galeano Calvo.19 noviembre, 2018
Un joven de 24 años y una bebé de 8 meses de nacida fueron los únicos sobrevivientes. Fotografía: JOHN DURAN
Un joven de 24 años y una bebé de 8 meses de nacida fueron los únicos sobrevivientes. Fotografía: JOHN DURAN

Cuando estaba a pocos minutos de sentarse en la silla caliente para enfrentar un juicio por un caso de triple homicidio, un hombre de apellido Medrano cambió de parecer sorpresivamente y decidió declarase culpable por tres homicidios calificados y una tentativa de homicidio.

Todo estaba listo para que el debate iniciara este lunes en el Tribunal Penal de Alajuela, sin embargo, el hombre dejó a todo mundo vestido y alborotado cuando aceptó los cargos del atroz hecho.

La oficina de prensa de la Corte confirmó que Medrano decidió apegarse a un proceso abreviado para declararse culpable y evitar ir a juicio.

Además indicaron que ante esta situación, el juez a cargo del debate deberá analizar la solicitud y determinar cuál será su condena, que posiblemente sea de 50 años (máximo tiempo que una persona puede pasar en la cárcel según el Código Penal de Costa Rica).

El caso por el que se le acusa ocurrió el 16 de noviembre del 2017 en Carrillos Bajo de Poás, en Alajuela.

La fiscal Arlyn Montoya explicó que el hombre cometió los asesinatos para robarle ¢600.000 a Cristopher Campos Espinoza, de 24 años, un amigo suyo que “sólo” le quiso prestar ¢100.000.

“Ellos (Campos y Medrano) conversaron y acordaron que Campos le prestaría cien mil colones, sin embargo, Medrano vio que había más plata y realizó el ataque con arma de fuego", afirmó Montoya.

Según el Ministerio Público ese día Medrano llegó hasta la casa de Campos en carro junto a dos hombre más, pero él fue el único que se bajó del chuzo.

En medio del pleito, el hombre sacó una pistola y le disparó a Campos, quien de milagro sobrevivió al ataque. Medrano también le disparó a Keylor Campos Espinoza, de 22 años, Timoteo Pérez Cruz, de 27 y Daniela Corella Castro, de 25, quienes perdieron la vida dentro de la casa.

Una pequeña bebé de apenas 8 meses de nacida, que es hija de Campos y la mujer fallecida, también sobrevivió a la lluvia de balazos.