Adrían Galeano Calvo.6 febrero
Kennet y Keilyn tenían cuatro años de ser novios y fallecieron en un accidente en Jacó, la noche del 5 de febrero. Foto tomada de Facebook.
Kennet y Keilyn tenían cuatro años de ser novios y fallecieron en un accidente en Jacó, la noche del 5 de febrero. Foto tomada de Facebook.

Durante 3 años, Kennet Pérez Mora, de 24 años, guardó con mucho cariño el anillo con el que le pediría matrimonio a su novia, Keilyn Varela Quesada, de 23 años. El anhelado momento se iba a dar la próxima semana; sin embargo, la tragedia se cruzó en el camino de los enamorados.

Su historia de amor tuvo un triste final, pues ambos fallecieron la noche de este viernes 5 de febrero, luego de que el carro en el que viajaban chocara de frente contra un tráiler en Jacó, Puntarenas. El accidente ocurrió pasadas las 7:45 de la noche frente al hotel Club del Mar.

“Ellos viajaban en un carro conducido por el muchacho que, en circunstancias aún no claras, habría invadido el carril contrario, lo que provocó que chocaran de frente contra un tráiler”, informó la oficina de prensa del OIJ.

Por el violento impacto el carro prácticamente quedó metido debajo del camión, lo que causó que ambos jóvenes fallecieran de forma inmediata.

Pérez era vecino de Parrita y, en apariencia, al momento del accidente se dirigían hacia su casa. Según su perfil de Facebook, estaba trabajando en la empresa Viant Medical Costa Rica, ubicada en una zona franca en Heredia.

Keilyn era vecina de San Carlos y estudiante en la Universidad de Costa Rica en la sede de San Pedro de Montes de Oca, la joven cursaba el último año de la licenciatura en Audiología.

Muy enamorado

Froylán Pérez, hermano de Kennet, contó que él vivía enamorado de Keilyn y desde hace 3 años deseaba que ella se convirtiera en su esposa, pero decidió esperar a que ambos avanzaran en sus estudios.

“Tres años esperando que mi cuñada termina su carrera para pedirle matrimonio, la semana que venía lo iba a hacer, pero sus luces se apagaron antes. Fue el mejor hermano, el más organizado de todos”, dijo Froylán.

Este es el anillo que Kennet guardó con mucho amor durante tres años. Foto cortesía María Chinchilla.
Este es el anillo que Kennet guardó con mucho amor durante tres años. Foto cortesía María Chinchilla.

Pérez contó que Kennet ya tenía su título en Administración Aduanera y a Keilyn solo le faltaba este año para terminar con la licenciatura.

“Hoy ninguno está, pero independientemente de una firma sí fueron la pareja ideal, fueron el uno para el otro y así lo destinó Dios y eso quiero creer. Ayer (viernes) el Señor llamó a ambos, estoy seguro que iban riendo y como siempre cuidando uno del otro”,

En una publicación en sus redes sociales Froylán recordó cómo fue él quien presentó a la pareja, además dijo que se encargará de cumplir el último deseo de Kennet.

“Yo entregaré este anillo a tu suegra, para que ella se lo ponga a mi querida cuñada, como debió ser. Los amo mis chicos”, escribió Froylan.

“Tenían cuatro años de ser novios, y puedo decir que eran dos chicos que realmente iban a aportarle mucho a la sociedad, pero así quiso Dios que pasaran las cosas”, dijo María Chinchilla, tía de Kennet.
Soñaba con ser futbolista

Kennet era vecino del barrio Vasconia de Parrita y era conocido por todos sus amigos como Leche. Muchos lo recuerdan como un joven de noble y gran corazón, al que le encantaba el fútbol.

“El sueño de mi hermano era ser futbolista, pero por lo complicado de la zona donde vivíamos se le complicó bastante y renunció a ese sueño. Siempre fue protector con los suyos y la familia lo fue todo para él”, dijo su hermano.

El carro en el que viajaba la pareja quedó completamente destruido. Foto: suministrada por Andrés Garita
El carro en el que viajaba la pareja quedó completamente destruido. Foto: suministrada por Andrés Garita

María Chinchilla, tía de Kennet, dijo que todos en su familia estaban muy orgullosos de él, sobre todo por lo valiente que fue al tomar la decisión de dejar su hogar para irse a Heredia a estudiar y trabajar.

“Puedo decir que yo lo recordaré con mucho orgullo por ser un chico estudioso, soñador y con muchos propósitos en la vida, una persona de bien”.

Chinchilla dijo que no conocía mucho a Keilyn, pero en su familia siempre hablaban maravillas sobre ella y todos la querían, ya la consideraban parte de la familia.

Corazón de oro

Keilyn es recordada por sus seres queridos como una joven con un corazón de oro, que siempre estaba dispuesta a hacer lo que fuera por ayudar a sus amigos y familiares.

Así la describió Johel Álvarez, quien se convirtió en uno de los amigos más cercanos de la joven desde que se conocieron en la UCR.

“Ella fue una mujer espectacular en todos los sentidos, desde el primer semestre en la universidad nos hicimos muy muy cercanos y compartimos los 5 años de carrera, incluso el proyecto final de graduación estábamos haciéndolo juntos”, dijo Álvarez.

“Cada vez que tuvo la oportunidad de mejorar la vida de alguien a su alrededor lo hizo y siempre estuvo llena de sonrisas y chistes. Irradiaba felicidad y paz”, dijo Johel Álvarez, amigo de Keilyn.

Johel dijo que todos aquellos que tuvieron el privilegio de conocer a Keilyn quedarán con un vacío luego de su trágica partida, pero sacarán fuerzas de los hermosos recuerdos que les dejó.

“Ella fue una mujer increíble, supergenerosa y abnegada, dedicada en todo sentido a las personas, siempre estuvo para sus amigos y para su familia cuando la necesitó y nunca le importó viajar kilómetros para estar al lado de ellos”.