Rocío Sandí.1 octubre, 2018
Los muchachos estaban en uno de los toldos de las fiestas cuando se armó la balacera. Foto: Reiner Montero.
Los muchachos estaban en uno de los toldos de las fiestas cuando se armó la balacera. Foto: Reiner Montero.

Bradley Arboine, hermano del jugador del Santos de Guápiles Pablo Arboine, tenía todo lo necesario para llegar a jugar en primera división.

El joven de 18 años estuvo muy metido en el mundo del fútbol y formó parte de las ligas menores de la Asociación Deportiva Santos y del comité cantonal de deportes de la zona, incluso en algunas ocasiones fue llamado para entrenar con selecciones menores.

Pese al talento que tenía y el gusto por el balompié, el muchacho se alejó del deporte.

Él y un amigo, identificado como Luis Antonio Archivol Somarribas de 26 años, murieron en una balacera ocurrida el sábado en la noche en el centro de Siquirres, en medio de las fiestas patronales.

Jonathan Murillo, exgerente del Santos, dice que recuerda a Bradley como un muchacho alegre y pícaro.

Bradley Arboine Quesada tenía 18 años, vivía en Siquirres, era soltero y no tenía hijos. Foto: Cortesía para La Teja.
Bradley Arboine Quesada tenía 18 años, vivía en Siquirres, era soltero y no tenía hijos. Foto: Cortesía para La Teja.

“Él era delantero y siempre en los entrenamientos pasaba vacilando con los compañeros. Tenía mucha capacidad y sé que si hubiera seguido por el buen camino habría llegado a jugar en primera división al igual que el hermano.

“Ayer (domingo), cuando me di cuenta de su muerte, le puse un mensaje a Pablo para darle el pésame, pero no hay palabras que ayuden en un momento tan difícil”, contó Murillo.

Papás luchadores

El exdirectivo dijo que él conoce a los papás de los hermanos Arboine y sabe que son personas de bien y luchadoras.

“Yo estuve unos 14 años en el Santos y ahí uno conoce todo tipo de historias, uno se encariña con los muchachos y siempre quiere lo mejor para ellos. Yo conozco a los papás de Pablo y Bradley y sé que hacen cualquier cosa por el bien de la familia.

“Recuerdo que el papá de ellos se levantaba en la madrugada para ir a vender patí y así pagar los gastos de los muchachos. Duele mucho saber que un muchacho tan joven y tan talentoso murió de esa manera y solo queda mandarle un mensaje de solidaridad a la familia”, añadió.

La policía anda en busca de los seis sujetos que estaban con las víctimas el día del suceso. Foto: Reiner Montero / Archivo.
La policía anda en busca de los seis sujetos que estaban con las víctimas el día del suceso. Foto: Reiner Montero / Archivo.

Según informó este lunes el Organismo de Investigación Judicial (OIJ), Bradley y Luis Antonio no tenían oficios conocidos, pero los dos andaban forrados en plata el día del suceso: al exfutbolista le encontraron ¢700 mil y a Archivol ¢1 millón.

Marisel Rodríguez, vocera de la Policía Judicial, dice que, según la versión de testigos, los dos hombres estaban en los festejos con seis sujetos más. En ese momento se armó un pleito entre ellos, por lo que uno sacó una pistola nueve milímetros y les disparó. Los muchachos cayeron muertos y los demás salieron corriendo.

El OIJ informó que Arboine tenía antecedentes penales por asaltos y Archivol por robos y asaltos.