Alejandra Portuguez Morales, Diario Hoy.13 octubre

Jeffry Gabriel Calero Valerio, de 19 años, dejó su tierra natal, a su mamá y demás allegados en Nicaragua debido a la crisis política que se inició en abril, cuando miles comenzaron a exigir la salida del poder de Daniel Ortega.

Calero soñaba con ayudar a su familia y además huía de las agresiones ya que él había sido uno de los muchos manifestantes y temía ser arrestado o que atentaran contra su vida, así que él y un hermano se vinieron a Costa Rica. Pero la estancia del muchacho aquí duró poco, ya que el jueves anterior falleció en Escazú, donde estaba trabajando y cortaba las ramas de un árbol que rozaron un cable primario.

La descarga lo mató allí mismo.

Jeffry Gabriel Calero Valerio, de 19 años, dejó su tierra natal, a su mamá y demás allegados en Nicaragua. Fotos: Cortesía Diario Hoy
Jeffry Gabriel Calero Valerio, de 19 años, dejó su tierra natal, a su mamá y demás allegados en Nicaragua. Fotos: Cortesía Diario Hoy

Doña Juana María Valerio Barrios, mamá del muchacho, contó que su hijo buscaba un cambio y que hacía tres meses había llegado a Costa Rica. Se ganaba la vida como jardinero.

Agregó que ella andaba en la calle, en Jinotepe (Nicaragua), vendiendo un arroz chino cuando le dieron la mala noticia. “Me da pesar mi niño, él era muy bueno, por ir a ganarse la vida encontró la muerte”, mencionó la mamá.

El muchacho tenía tres meses de estar viviendo en Costas Rica se estaba ganando la vida como jardinero, pero cortando un árbol recibió una descarga eléctrica. Foto Alonso Tenorio
El muchacho tenía tres meses de estar viviendo en Costas Rica se estaba ganando la vida como jardinero, pero cortando un árbol recibió una descarga eléctrica. Foto Alonso Tenorio

El muchacho era oriundo de San Juan de Jinotepe, le gustaba jugar béisbol y fútbol, sus parientes dijeron que desde niño estuvo en varios equipos. También, como muchos jóvenes, andaba en patineta y en bici; agregaron que su papá, Bayardo Calero, murió hace tres años.

Jeffry alquilaba un cuarto junto a su hermano y a varios amigos. Después del fatal accidente ellos se encargaron de buscar los medios para llevar el cuerpo hasta su tierra natal para que la mamá se pudiera despedir de él.

“En estos momentos Dios te está recibiendo con los brazos abiertos y nosotros nos encontramos acá con el corazón hecho pedazos porque no esperábamos que te fueras a ir tan pronto de nuestras vidas. Te vamos a extrañar porque en cada uno de nosotros queda lo mejor de tí. Feliz viaje hacia la eternidad”, escribió una de sus amigas en el perfil de Facebook de Calero.

A Jeffry lo velaron una hora en Escazú, donde lo despidieron otros nicaragüenses que también han huido de su país. Este sábado, el cuerpo del muchacho llegó a su natal Jinotepe.

Los allegados del muchacho dijeron que Jeffrey amaba su país, pero buscaba un cambio para ayudar a su familia. Fotos: Cortesía Diario Hoy
Los allegados del muchacho dijeron que Jeffrey amaba su país, pero buscaba un cambio para ayudar a su familia. Fotos: Cortesía Diario Hoy
Jeffry Gabriel Calero Valerio, (con suéter camuflada y casco azul) fue uno de los que se manifestó en Nicaragua. Fotos: Cortesía Diario Hoy
Jeffry Gabriel Calero Valerio, (con suéter camuflada y casco azul) fue uno de los que se manifestó en Nicaragua. Fotos: Cortesía Diario Hoy