Adrían Galeano Calvo.11 marzo
A Jefferson también le encantaba andar en motocicleta. Foto cortesía.
A Jefferson también le encantaba andar en motocicleta. Foto cortesía.

Jefferson Rojas Badilla, de 23 años, era un verdadero pulseador, pues nunca se arrugaba ante el trabajo y hacía hasta lo imposible para que a su pareja Yanci Rodríguez y a su hijo Anderson, de 5 añitos, no les faltara el platito de comida.

La vida de Rojas, conocido como “Pitón”, se apagó la mañana del pasado lunes 22 de febrero, cuando un muro de contención le cayó encima mientras estaba trabajando. El fatal accidente ocurrió en Cinco Esquinas de La Candelaria, en Naranjo de Alajuela.

Marilu Rojas, mamá de Jefferson, dijo que la muerte de su hijo fue un golpe muy duro para toda familia, pues él era quien se encargaba de llevarles alegría.

“Él era muy alegre, siempre llegaba aquí con una sonrisa y solo bromas, yo le tenía que decir que se quedara quieto porque pasaba vacilándome a mí y a las chiquillas (hermanas), con los sobrinos era un hombre especial. También era un excelente papá”, recordó.

Rojas describió a su hijo como un muchacho bueno y de gran corazón, que siempre la andaba pulseando para ayudar a sus seres queridos, aunque esto significara tener que trabajar el doble.

“Siempre lo vamos a recordar como un muchacho trabajador, que no se metía con nadie, que no andaba en vicios ni en la calle, y que si se quedaba sin trabajo la pulseaba por conseguir chambitas en lo que fuera para ganarse el sustento para su mujer y el chiquito, él era un pulseador de verdad”, contó.

“Yo le digo a mis hijas que por lo menos Diosito se lo llevó trabajando, pulseándola para llevarle a su pareja y a su hijo el poquito sustento”, dijo Marilu Rojas, mamá de Jefferson.
Terrible noticia

En cuanto al accidente, doña Marilu contó que el hecho ocurrió cuando Jefferson estaba trabajando con otras personas en una bretecito que había conseguido pocos días atrás.

Los rescatistas tardaron más de 45 minutos en llegar al cuerpo de Rojas. Foto: Cortesía
Los rescatistas tardaron más de 45 minutos en llegar al cuerpo de Rojas. Foto: Cortesía

“Estaban haciendo una zanja y él se metió con una pala a sacar un poquillo de tierra que se había caído, en ese momento se le vino el paredón encima. Él había empezado en ese trabajo el 15 de febrero”, contó la señora.

Ese día, un grupo de rescatistas y otras personas palearon por más de 45 minutos para sacarlo, pero cuando llegaron a él ya era demasiado tarde.

“Llamaron a mi hija menor y ella vino a buscarme, me dijo que Pitón había tenido un accidente, yo salí corriendo, pero cuando llegué ya estaba fallecido”, añadió la mamá.

Difícil situación

La muerte de Jefferson también significó un golpe para la economía de su familia, pues él era quien se encargaba de comprar la comida y pagar todos los gastos de su hogar.

“Él y la muchacha estaban alquilando, y más bien ahora ella y el chiquito van a tener que irse de ahí, porque quedó solita y no tiene quién le ayude, yo soy muy pobre como para ayudarla”, dijo Rojas.

El muchacho no solo se preocupaba por su pareja y su hijo, también le metía el hombro a su mamá, pues cada cierto tiempo le llevaba comidita o le regalaba platita para que se ayudara.

Si usted desea ayudar de alguna forma a la familia de Jefferson puede comunicarse con ellos a los teléfonos 8826-3169, 6102-8955 y 8852-7374.

Doña Marilu dijo que está muy preocupada por Yanci y Anderson, por eso es que pide la ayuda de personas de buen corazón que les puedan dar un empujoncito mientras se recuperan.

“Hace poco ella nos dijo que ni comida tenía, entonces mi hermana recogió un poquito y se la dio. Ella lo que hace es irse a donde la mamá por ratos porque ahorita no tiene con qué mantenerse”.